El premio Nobel de Medicina, el neurólogo alemán Thomas Südhof, se muestra contundente en unas declaraciones que ha recogido el rotativo de su país 'Frankfurter Allgemeine Sonntagzeitung' y que generarán más de un comentario.

En el centro de la polémica, una vez más, el hecho de si los teléfonos inteligentes son o no perjudiciales para la salud.

Según este científico, los 'smartphone' provocan un estrés continuado cuyas consecuencias pueden derivar en patologías como el síndrome de agotamiento o “burnout”. Tal y como recoge el mencionado medio, Südhof señala que “no sorprende que mucha gente enferme de 'burnout' si uno tiene en cuenta cómo se vive hoy en día”.

Dudas que perduran
Sin duda alguna, si los móviles son causantes o no de enfermedades es uno de los dilemas que más preocupan a una parte de la sociedad médica y científica, sobre todo desde que se han convertido en un elemento fundamental de la vida de millones de personas, generando una interdependencia para muchos incomprensible.

“Ya nunca estamos ilocalizables” indica el también científico de la norteamericana Universidad de Stanford, “siempre en guardia y a través del correo electrónico tenemos contacto minuto a minuto con nuestro trabajo”. Estos hábitos poco tienen de saludable puesto que, según Thomas Südhof, “a largo plazo eso no puede ser bueno”.

Consecuencias lógicas
Esa conectividad continua y casi sin descanso desemboca en un estrés lógico y también continuo que provoca cambios y no positivos en el cerebro. Pero no todas son malas noticias puesto que el propio Nobel de Medicina también se refiere a una serie de conductas que pueden evitarnos algún que otro problema de este tipo.

De este modo, aconseja una utilización racional del smartphone, que se puede conseguir haciendo pausas en su uso. Es cuestión de “sentido común” y este conduce a que realizando acciones que “nos distraen” y eso ayuda, como “deporte, yoga, un buen libro o música”.

Especialista
Precisamente, el campo en el que Thomas Südhof es especialista es el de la comunicación entre neuronas, algo relacionado con el síndrome por agotamiento. Se da la circunstancia de que al científico alemán le comunicaron la concesión del premio Nobel a través de su teléfono móvil, como él mismo ha reconocido.

No obstante, también subraya que él se pone límites en el uso de gadgets, en concreto, según confiesa, alrededor de las 8 de la tarde, “apago siempre todos los aparatos electrónicos y los vuelvo a encender a la hora del desayuno”.