Telefónica, la primera multinacional española, logró un beneficio neto de 1.802 millones de euros en el primer trimestre de este año, lo que implicar multiplicar por 2,6 el resultado en el mismo trimestre del año anterior. El aumento de los beneficios se debió fundamentalmente por la venta de la compañía O2 en Reino Unido. El importe neto de la cifra de negocio se situó en 11.543 millones un 12,6% más que en el ejercicio anterior.

"Nuevo ciclo de crecimiento"
El presidente de Telefónica, César Alierta, considera que las cuentas del primer trimestre de 2015 "reflejan un sólido inicio del nuevo ciclo de crecimiento de Telefónica y están apalancados en la mejor evolución orgánica del proyecto". En la mejoría de los ingresos han influido los tipos de cambio y el aumento de ventas que aunque en España descendieron han mejorado en el extranjero.

En este primer trimestre Telefónica vendió O2 por 14.000 millones de euros e invirtió 1.682 millones de euros. A fecha de 31 de marzo la deuda neta financiera del grupo ascendía a 45.627 millones de euros, 540 millones más que al cierre de 2014, pero la empresa afronta una "cómoda posición de liquidez" según sus directivos.

Áreas geográficas y negocio
En Hispanoamérica, Brasil excluido, los ingresos crecieron un 19,6% hasta alcanzar los 3.665 millones, en Brasil Telefónica ganó 161 millones de euros lo que supone un 12,3% más, mientras que Telefónica Deutschland perdió 176 millones de euros y los ingresos en España bajaron un 3,8%.

En cuanto a áreas de negocio la multinacional cerró el trimestre con 319 millones de accesos, 2,1 millones de clientes de fibra (el doble), aumentó un 53% los clientes de la televisión de pago hasta los 13,7 millones, e incrementó un 57% los usuarios de teléfonos inteligentes hasta los 91,4 millones de clientes.