El exministro de Economía, Pedro Solbes. EFE/Archivo El exministro de Economía, Pedro Solbes. EFE/Archivo



Pedro Solbes, varias veces ex ministro, ex comisario europeo y ex vicepresidente segundo para Asuntos Económicos durante siete años con José Luis Rodríguez Zapatero, publica un libro titulado Recuerdos, en el que viene a decir que él sí vio venir la crisis, que advirtió a Zapatero pero que éste no le hizo caso y que se fue del Gobierno precisamente porque el presidente no le hizo caso. Antes de que saliera el libro y  lo presentara, Solbes adelantó una pre-publicación de un par de capítulos al diario El País. Precisamente el mismo día que se clausuraba la Conferencia Política del PSOE (qué casualidad) El País publica en portada que Solbes envió un documento a Zapatero con su "ultimátum". Hay un problema, el documento no existe, Zapatero jamás recibió semejante documento y si Solbes dice la verdad lo tiene muy fácil: solo tiene que enseñare el documento.

Tres versiones distintas
Pedro Solbes primero dijo a El País que había enviado al presidente Zapatero un documento con una serie de medidas económicas que consideraba necesarias y que, de no llevarse a cabo abandonaría el Gobierno (primera versión). Dos días después de que se publicaran esas afirmaciones, en una entrevista concedida a Los Desayunos de TVE afirmó que no había sido un documento, si no tres y que en el último, en el que se recogían las medidas, "ese no se lo envié al presidente", (segunda versión). Pocas horas después de esa entrevista presentaba su libro en rueda de prensa y aquí viene la tercera versión: es un documento (no tres) sin membrete, sin firma, sin registro oficial porque no es un documento oficial y afirma que se lo entregó personalmente. Zapatero no sabe nada de ese documento y como el tema puede quedar en la palabra de uno contra otro Solbes lo tiene muy fácil: enseñarlo. Se haría un favor a sí mismo y a los demás. Pero cuando los periodistas le preguntaron por qué no enseñaba el documento se limitó a responder: "Porque he tomado esa decisión".

Varias preguntas de sentido común
Las discrepancias entre Zapatero y Solbes son conocidas -menos conocidas de lo que se creen- por tanto, ¿tiene algún sentido que en una crisis gravísima Zapatero niegue conocer un documento que Solbes dice tener? Ninguno. Estamos hablando de un presidente del Gobierno y de un vicepresidente. En segundo lugar Solbes señaló primero que el documento se envió a los asesores del presidente, pero en la rueda de prensa cambió la versión y dice que se lo entregó él personalmente, de esta forma sitúa el debate en su palabra contra la de Zapatero. El problema es que Solbes va por tres versiones distintas en 48 horas.

Pedro Solbes habló a El País de ultimátum y el periódico declara también que el documento "lo envió". ¿Cuando miente Solbes, en su entrevista a El País o después? Situémonos en sus declaraciones a El País, origen de la polémica, y surgen otras preguntas. ¿Alguien se puede creer que Solbes es tan tímido o le tiene tanto miedo a Zapatero que para algo tan grave como un "ultimátum” necesita enviar un papel a sus asesores y no se atrevió a decírselo en persona? Otra pregunta. ¿Es normal que un vicepresidente no se cerciorara de que ese documento le había llegado al presidente? Y otra más ¿Es normal que Pedro Solbes, por teléfono o en un Consejo de Ministros, no le dijera 'presidente te he enviado un documento que quiero que leas y sobre el que quiero que hablemos'? Si aplicamos el sentido común y la lógica, las respuestas son obvias.

Perplejidad de Zapatero
El presidente Zapatero leyó con absoluta perplejidad lo que Solbes decía en El País. Tiene una excelente memoria y no recordaba semejante documento, así que ordenó a su equipo que rastreara toda la documentación que se envió desde el Ministerio de Economía a Moncloa. No existe ningún documento de Pedro Solbes, ni oficial ni oficioso, en el que propusiera una serie de medidas económicas que de no aplicarse le llevarían a dimitir. El presidente Zapatero sabía que ese documento nunca llegó a sus manos, pero quiso cerciorarse. No ha querido entrar en polémica y no ha sido él quien ha hablado públicamente de este tema. Yo lo hecho porque creo que las críticas, cuando son legítimas y ciertas, han de encajarse, pero las mentiras jamás.

Diferencias entre Zapatero y Solbes
Muchas. Y aquellos que se consideran progresistas o socialistas se sorprenderían de muchas de las propuestas de Solbes. La vieja guardia del Partido Socialista ha acuñado la frase de "El PSOE ha vuelto", bien si consideran que con el recorte de 15.000 millones de Zapatero en el que no se tocó ni la sanidad ni la educación y que aprobando un subsidio de 400 euros para los parados de larga duración se traicionaron las esencias del partido, con muchas propuestas que hizo Solbes ya antes de la crisis, el Gobierno de Zapatero se hubiera convertido en la Troika. Y muchos dirigentes y diputados del PSOE lo saben. Voy a utilizar como ejemplo un dato que da el propio Solbes en la entrevista que concedió a El País Dominical. En ella  afirma que ya estuvo tentado de irse en 2004, cuando Zapatero aprobó la subida del Salario Mínimo Interprofesional. Repito, Solbes afirma que se opuso a que Zapatero subiera el salario mínimo interprofesional. Y ahora algunos datos: durante las dos Legislaturas de Aznar la economía creció y no se tocó el salario mínimo, ni un euro se subió en la época de Aznar. El salario mínimo español era de los más bajos de Europa y en 2004 (en toda la Legislatura) la economía iba como un tiro. Zapatero subió en el  año 2004 el salario mínimo en un 8,8%, la mayor subida ejecutada en un solo año en toda la Democracia. Traducido a dinero la subida fue de 40 euros mensuales, con lo que el salario mínimo pasó de 450 a 490 euros mensuales ¡y Solbes se opuso y estuvo a punto de dimitir por ello! Lo dice él, en El País Semanal del pasado domingo.

Por cierto, subir el salario mínimo interprofesional fue un compromiso electoral de Zapatero en el año 2004. Solbes formaba parte del "Comité de sabios" que Zapatero creó para que asesoran y supervisaran el programa electoral. ¿Solbes no leyó el programa de 2004? ¿No supervisó las propuestas económicas? ¿O pensó que Zapatero no cumpliría sus promesas electorales?

¿Qué necesidad tenía de meterse en este lío?
Pedro Solbes ha dedicado 40 años de su vida a la Administración Pública y a la política y en ese tiempo consiguió respeto, prestigio y admiración, especialmente en su etapa como Comisario Europeo. Solbes se fue (o fue invitado a irse más bien) del Gobierno de Zapatero en 2009, todavía no había llegado lo peor de la crisis y por tanto no había llegado el recorte de 2010. Como todo el mundo, desde el PP hasta algunos del PSOE, le echan la culpa de todo a Zapatero su imagen no estaba tocada, ni mucho menos. Por tanto, ¿qué necesidad tiene Solbes, a su edad y con la vida resuelta, de salir en El País hablando de un ultimátum por escrito que jamás llegó a La Moncloa ni a quien era presidente entonces? Supongo que él mismo se estará haciendo esta pregunta.

“Solbes te ‘absolve’”
Tras la publicación de esa entrevista de Solbes un amigo de Zapatero (gallego, profesor y ajeno a la política) le llamó y le dijo: “Solbes te ‘absolve’, tu subiste el salario mínimo y él se opuso, tú subiste las pensiones y él no quería, tú te negaste a recortar Educación y Sanidad”. Sí, esas eran las diferencias.

Y hay otra más fundamental: Zapatero nunca faltará a la verdad y Zapatero jamás hablará mal públicamente de Solbes. Durante siete años fue su vicepresidente económico y de sus debates salían las medidas en la justa medida que permitieron que, por primer vez en la historia, España tuviera tres ejercicios seguidos de superávit (Aznar no lo tuvo nunca) y que en el año 2007 España registrara la tasa más baja de paro, un 7%. El PSOE siempre hace autocrítica, el PP jamás. Zapatero asumió toda, absolutamente toda, la responsabilidad para dejar limpio a Rubalcaba. Por eso es innecesario mentir.

Angélica Rubio es colaboradora de ELPLURAL.COM y directora general de Coordinación Informativa en Moncloa durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero