La agencia de calificación Fitch ha amenazado hoy con degradar la nota de solvencia de España, Italia, Bélgica, Irlanda, Eslovenia y Chipre, porque la solución de la crisis de deuda soberana en la zona del euro "aún está lejos de ser alcanzada". En un comunicado, Fitch explica que espera decidir antes de finales de enero si rebaja las notas de estos países en uno o dos escalones.

Los cinco 'amenazados'
Por el momento, de estos seis miembros de la zona del euro, Bélgica es el que mantiene mejor calificación, "AA+", un sobresaliente alto, seguido de España y Eslovenia, ambos con "AA-", un sobresaliente bajo. A continuación figuran Italia, con A+ o un notable alto; Irlanda, con BBB+ o un aprobado alto; y Chipre, BBB, un simple aprobado.

Francia y la triple A
La agencia también ha vuelto a sembrar dudas sobre Francia al anunciar que aunque mantiene su triple A, rebaja de estable a negativa su perspectiva por el previsible incremento de la deuda y los riesgos que podrían empeorar la crisis de la zona euro. El cambio a perspectiva negativa significa que las posibilidades de que Francia pierda el "AAA" son "ligeramente superiores al 50 %" en un horizonte de dos años, y hay tres elementos que pueden desencadenar ese descalabro, indicó Fitch: el empeoramiento de la crisis de la zona euro, el incumplimiento de los objetivos financieros fijados por el Gobierno y un crecimiento económico más débil del esperado.

No les gustó la cumbre
Fitch insistió en que "los compromisos de los líderes en la cumbre europea del 9 y el 10 de noviembre y del Banco Central Europeo (BCE) no son suficientes para poner un cortafuegos financiero plenamente creíble". "En ausencia de una solución completa, la crisis de la eurozona persistirá y puede estar marcada por episodios de severa volatilidad del mercado financiero", añadió.

Francia señala a Reino Unido
La de hoy de Fitch es la tercera advertencia a Francia de las tres grandes agencias de calificación sobre la posibilidad de rebajarle la nota, después de que Moody's iniciara el proceso en octubre y Standard and Poor's le siguiera en noviembre. El Gobierno francés ha alertado de que objetivamente existen mas razones para rebajar la solvencia de Reino Unido que la suya, sembrando dudas sobre los intereses que mueven realmente los análisis de las agencias.