El término unicornio en el mundo de los negocios y las inversiones hace referencia a todas aquellas startups o nuevas empresas tecnológicas que alcanzan una valoración de mil millones de dólares durante las primeras etapas de su creación y levantamiento. Se trata de empresas B2C, es decir, en contacto directo con el consumidor final, y que han sabido aprovechar el auge de las redes sociales para lograr un mayor crecimiento. 

En la actualidad, el club de las empresas unicornio reúne a unas 260 compañías de diversos sectores como la seguridad, las tecnologías para las finanzas o los medios sociales. Uber, AirB&B, Xiaomi o Revolut son algunas de las compañías que forman parte de esta extensa lista que, no obstante, parece estar disminuyendo en favor de una nueva tendencia: la de las startups cucaracha.

Ejemplo:

 “Este anuncio de Uber se traduce en un nuevo intento de la startup unicornio (empresas de base tecnológica que superan los 1.000 millones de dólares de valoración sin haber salido a bolsa) de monetizar la elevadísima inversión que en ella han realizado algunas de las multinacionales más importantes del sector.”.

 

Características de las empresas unicornio

  • El 100% de su capital procede de inversiones privadas y no cotiza en Bolsa. Facebook era el modelo de referencia de este tipo de startups hasta que empezó a cotizar en el mercado de capitales.
  • Menos de diez años de actividad
  • Equipos jóvenes
  • Valoración de, al menos, mil millones de dólares
  • Deben proponer un cambio, la introducción en el mercado de un producto o servicio nuevo

 

El valor de las startups unicornio

A pesar de su valoración económica, estas startups pueden no conseguir grandes beneficios. Su verdadero valor es su explotación de nichos nuevos o inexplorados hasta el momento de su creación, por lo que se convierten en una apuesta segura para los inversores por sus posibilidades. Pero su aparición y crecimiento es vertiginoso y, aunque muchas llevan varios años en auge, no siempre son vistas como inversiones de futuro seguras.

Por ello, poco a poco están apareciendo las empresas o startups “cucaracha”, menos potentes, menos llamativas, pero más seguras a la hora de invertir. Los expertos en finanzas y empresa consideran que se trata de compañías poco conocidas y de crecimiento lento, pero seguro. De esta manera, la inversión es menos rentable pero más fiable que en las empresas unicornio.