¿Qué es un aval?

El término aval puede ser interpretado desde diferentes puntos de vista, aunque todos giran en torno a la misma idea. La definición más extendida es la recogida por el Banco de España, que considera un aval como una garantía y un compromiso de pago frente a un tercero. En este acuerdo, una persona física o jurídica (el avalista) se compromete a responder ante el incumplimiento de la obligación adquirida por el avalado con otro sujeto o empresa (el beneficiario). En este sentido, los avalistas solo actúan cuando se les necesita: cuando la persona a la que avalan no satisface las condiciones del contrato.

Pero hay otras formas de responder a la pregunta de qué es un aval. Otra de las definiciones más conocidas es la que considera el aval como el bien o el activo que una persona presenta como compromiso de cumplimiento de una obligación frente a un tercero. En este caso, el aval (sea un bien inmueble o cualquier tipo de activo) funciona como una fianza.

Ejemplos:

En el año 2005 ambos firmaron ante notario y sin saberlo el aval de un préstamo para que otro de sus hijos comprase una vivienda. Éste se quedó en paro y dejó de pagar su hipoteca, por lo que los padres han acumulado hasta hora una deuda de 102.000 euros”.

Adquirimos una deuda con el banco y ponemos al piso de aval, que iremos pagando con el paso del tiempo, con unos intereses derivados del préstamo que nos han realizado

Partes de un aval

-        Avalistas. Son personas físicas o jurídicas que se responsabilizan del contrato en caso de que de la persona avalada incumpla sus obligaciones. Ejemplo:

Entre otras cosas, el banco suizo pide 'avalistas', tanto personas físicas como jurídicas, que vengan a dar 'credibilidad' a quienes van a abrir las cuentas y a su dinero”.

-        Avalados. Constituyen el núcleo del acuerdo. El avalado es la persona que firma un contrato de préstamo (por ejemplo) y su obligación queda cubierta por el avalista en caso de cese. Ejemplo:

El aeropuerto de Ciudad Real, construido por la iniciativa privada y avalado por la quebrada Caja Castilla-La Mancha, ya tiene dueño después de que quebrara y entrara en concurso de acreedores”.

-        Beneficiarios. Son los que demandan el aval como una forma de garantía del acuerdo o la transacción. El riesgo que adquieren queda siempre cubierto: si el avalado no cumple la obligación, el avalista se hace cargo. 

Tipos de aval

Según el emisor del aval, nos encontramos dos tipos:

  • Aval personal. Es el más común en diferentes en operaciones de crédito y de financiación. El aval es emitido por una persona física o jurídica, que no cobra ningún porcentaje al deudor, y que le convierte en responsable (con las mismas condiciones) en caso de que el avalado no responda a sus obligaciones. Normalmente, se constituye entre familiares y amigos.
  • Aval bancario. La entidad bancaria se compromete a cubrir la responsabilidad de uno de sus clientes frente a un pago o una obligación. Aunque no es tan común, puede ser utilizado, por ejemplo, en el alquiler de un piso.

Ejemplo:

Este jueves, el juez Pedraz rechazó el aval hipotecaria que presentó Conde como pago de la fianza, puesto que sólo puede presentarse en metálico o mediante aval bancario. Dicho aval estaba basado en las cuatro fincas del vicepresidente ejecutivo de la Fundación Francisco Franco, Jaime Alonso García y su hermano José Ángel, patrono de la misma organización”.  

Según su naturaleza:

  • Aval en sí mismo. Este tipo de aval es el que exigen los bancos para la concesión de préstamos o créditos.
  • Aval como producto financiero. A grandes rasgos, es lo que hemos definido como aval bancario. La entidad, a cambio de una comisión, avala a una persona física o jurídica en sus obligaciones con un tercero. Aunque se pueden solicitar créditos y préstamos sin aval, la decisión final siempre la tiene el banco, que es quien necesita garantías para la operación.