El nuevo hachazo a la sanidad pública, que ya ha dejado de ser gratuita, se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) este jueves en un intento de ocultarlo a la opinión pública. Intento absurdo porque entrará en vigor el uno de octubre. Ni nota de prensa, ni comparecencia ante los medios, nada de nada. El Gobierno se dedica solo a publicitar lo que considera buenas noticias, lo demás va en el BOE porque el común de los ciudadanos no lo lee. Ha tenido que ser una organización ciudadana dedicada a escudriñar el Boletín la que hiciera pública la noticia. Tras este nuevo copago impuesto a los enfermos con dolencias más graves, más difíciles de tratar y con tratamientos prolongados en el tiempo, conviene recordar todos los copagos impuestos por el Gobierno del PP después de que Mariano Rajoy prometiera en campaña electoral que la Sanidad, la educación y las pensiones no se tocarían.

Copago farmacéutico para todos, incluidos los pensionistas
El Gobierno del PP aumentó el copago farmacéutico para todos los ciudadanos y, por primera vez en Democracia, impuso el copago a los pensionistas. Desde le uno de julio de 2012 un ciudadano que ingrese menos de 18.000 euros anuales paga el 40% del precio total del medicamento, los que cobren entre 18.000 y cien mil euros al año el 50%, y los que ganen más de cien mil el 60%. Pero además de los pensionistas han pasado a pagar entre el 20 y el 10% de las medicinas según sus ingresos, con un tope de entre 8,14 y 61,08 euros de pago mensual. Si un pensionista paga más durante tres meses tiene derecho a que le reembolsen la diferencia. El sistema de cálculo, cobro y devolución es tan complicado para usuarios y farmacias que muchos pensionistas no reclaman la diferencia.

A pagar íntegramente 425 medicamentos de uso cotidiano
Por si el copago de pensionistas y el aumento del copago del resto de la población no fuera suficiente, el Ministerio de Sanidad sacó nada más y nada menos que 425 fármacos  del listado que financia la Seguridad Social, son además fármacos de consumo habitual como antigripales o antiinflamatorios. Desde el 1 de septiembre de 2012 hay que pagarlos íntegramente, lo que ha supuesto un gran ahorro para las arcas públicas pero un quebranto para la población más vulnerable, especialmente la tercera edad, consumidora habitual de este tipo de medicamentos.

Ahora los fármacos para dolencias graves
Dentro de 10 días, a partir del uno de octubre, todos aquellos enfermos con dolencias graves como el cáncer, leucemia, hepatitis B y C, Artritis o esclerosis múltiple tendrá que pagar el 10% de sus medicamentos. Concretamente son 157 prestaciones farmacológicas de más de 50 medicamentos que sólo se dispensan en hospitales aunque el tratamiento se siga en el domicilio. El Ministerio de Sanidad fija un tope de 4,20 euros al mes, aunque no está muy claro si es por dosis o independientemente del número de dosis. Concretamente los medicamentos más utilizados para el cáncer de mama avanzado, para la metástasis del cáncer de mama, el cáncer de riñón avanzado, tumores cerebrales, cáncer de pulmón con metástasis, leucemia, cáncer de próstata, linfoma cutáneo, hepatitis B y C, artritis reumatoide, enfermedad de Cronhn, psoriaris o esclerosis múltiple.

El Ministerio de Sanidad asegura que no hay copago para los medicamentos del sida porque son fármacos de uso exclusivo hospitalario y a los que se impone el copago son los  de "dispensación hospitalaria", se recetan en los hospitales pero el tratamiento se puede seguir en casa.

Ambulancias, prótesis y sillas de ruedas
El PP ha impuesto un copago de 5 euros por trayecto en las ambulancias no urgentes con un tope de 20 euros al mes para los que ganen hasta 18.000 euros anuales y de 60 para los que ingresen más de 100.000. También desde al año pasado hay que pagar un porcentaje por las prótesis, sillas de ruedas o muletas. Por una silla de ruedas se paga hasta 20 euros al mes.

Copago en nutrición especial
Nada se libra del copago del PP, tampoco los productos dieto-terapéuticos para pacientes con enfermedades que impiden la ingestión de alimentos sólidos. Cuestan una media de 500 euros al mes y el copago es de un 10% por envase. Los productos para la alergia o intolerancia a la lactosa, cada vez más común, tiene un copago en función de la renta. En definitiva, no se libra nada ni nadie.

La ministra no da la cara
Al mismo tiempo que el Gobierno presume de ser el primero en aprobar una Ley de Transparencia ofrece un ejemplo lamentable de opacidad, al intentar ocultar una información de interés general, especialmente sensible, publicándola en el BOE sin ningún tipo de publicidad tan solo 10 días antes de que la medida entre en vigor. El copago en tratamientos para enfermos graves se publicó en el BOE el mismo día que la Ministra, Ana Mato, comparecía en el Parlamento y no se molestó en decir ni una palabra. Ana mato sigue sin dar explicaciones sobre este asunto.