En España primero copiamos la tradicción norteamericana de Haloween y ahora el Black Friday (viernes negro), que marca el inicio de la temporada de compras navideñas con grandes descuentos. Pero asociaciones de consumidores y compradores particulares denuncian la picaresca española: subir precios una par de semanas antes del Black Friday para luego bajarlos ese día y simular unas falsas rebajas.

Denuncias en redes sociales

Los consumidores denuncian que cadenas como Mediamarkt o incluso portales como Aliexpress suben los precios de sus productos días antes del Black Friday con el objetivo de manipular los descuentos que se aplican ese día. Numerosos usuarios en diferentes redes como Twitter o Forocoches han destapado varios casos

“Si algo que hace un mes valía 10€, lo ponen ahora a 15€ y lo rebajan a 10€… Es una estafa en toda regla! denuncia un consumidor de Aliexpress.

Día Mundial del Shopping y quejas a Aliexpress

Antes del Black Friday tendrá lugar el Día Mundial del Shopping, que será el 11 de noviembre. Numerosos usuarios muestran su descontento con Aliexpress por la subida de precios que se está viendo previo a la celebración de dicho evento. 

La cadena de ventas por internet asegura que es cuestión de tiempo que los precios bajen: “Como muchos de vosotros habéis notado, los precios de algunos productos en AliExpress han crecido de cara al 11.11 Día Mundial del Shopping. Esto se debe a que para poder aplicar los descuentos del 11.11, los vendedores deben primero desactivar los actuales unos días antes. Es cuestión de pocos días que los precios vuelvan a bajar”.

Organizaciones de Consumidores

Rubén Sánchez, portavoz de Facua-Consumidores en Acción, ha denunciado esos falsos descuentos: “Que una empresa directamente reconozca que se están produciendo esas subidas de precio es una tomadura de pelo, porque no sólo estás cometiendo una irregularidad sino que para colmo dices que no hay nada de irregular. Es tomar por imbéciles a los consumidores“.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) vigiló de cerca los precios de más de 1.500 productos en las principales tiendas online. La conclusión tras analizar los precios antes y después del Black Friday fue que las grandes cadenas apenas habían aplicado descuentos.

Las organizaciones de consumidores piden más control a las adminsitraciones.