Es imposible encontrar en la hemeroteca española a un periodista más odiado, con menos credibilidad y más criticado por todos los frentes políticos, sociales, sindicales y judiciales que el director de “Telecospedal”, Nacho Villa, que dentro de unas semanas previsiblemente abandonará el cargo, al que accedió aupado por la también cuestionada presidenta en funciones de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, sumando un reproche más, en este caso de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) que ha emitido una resolución poco común, a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM, acreditando el “trato vejatorio” hacía el portavoz municipal del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Toledo, Rafael Perezagua (ver resolución).

Contrario al Código Deontológico
La gravedad de la resolución ha llevado al Ayuntamiento de Toledo a exigir una rectificación pública a Nacho Villa, recordando que la FAPE deja claro que “Televisión Castilla-La Mancha ha incurrido en una infracción del Código Deontológico, con trato vejatorio hacia al portavoz del Gobierno local”. El propio Consistorio presentó esta queja ante la Comisión Deontológica después de que los responsables de “Telecospedal” publicaran una información referida al Ayuntamiento toledano con el título “El 'reto' del burro de Perezagua”. Noticia vejatoria que, según el Ayuntamiento, fue “motivo de comentario en varios medios de comunicación locales, regionales y nacionales, y también provocó reacciones en las redes sociales, aparte de la respuesta de los representantes de los trabajadores del canal, que solicitaron el cese de su director”, señala.

Lesivo para la integridad moral de Perezagua
La citada Comisión aprecia que el trato de la Televisión Pública de Castilla-La Mancha dirigida por el exlocutor de la cadena de los obispos “resulta lesivo para la integridad moral de Rafael Perezagua”. Y es que la resolución dictada el pasado 18 de mayo no deja lugar a dudas: “La Televisión Pública de Castilla-La Mancha ha incurrido en una infracción de lo dispuesto en la norma 7c del Código Deontológico”. Apartado que señala de forma textual que el periodista “debe con carácter general, evitar expresiones o testimonios vejatorios o lesivos para la condición personal de los individuos y su integridad  física o moral”.

En la picota durante cuatro años
Sin embargo, a nadie extraña que Nacho Villa reciba tal “bofetón” de la FAPE, que ya le llamó la atención por utilizar una máquina de picar carne para ilustrar un asesinato de género. Correctivo que se sumó a la mesa del Senado reprobando su mala praxis a la hora de invadir el despacho de Emiliano García-Page en la Cámara Alta, estando ausente y sin autorización de éste (ver reprobación Senado). Y no solo eso, los tribunales le obligaron a rectificar una información falsa sobre el alcalde alcarreño de Hiendelaencina. Alcaldes que hartos de tanta manipulación no dudaron en presentar una querella contra el protegido de Cospedal por supuesta malversación de fondos públicos, denuncia que fue secundada por 39 ediles socialistas (ver denuncia), objetivo de Villa mañana, tarde y noche, aunque de poco ha servido porque los alcaldes “perseguidos” por este polémico periodista han revalidado todos (algunos han ampliado su mayoría absoluta) su triunfo y seguirán gobernando en sus respectivos pueblos, esos para los que “Telecospedal” eran foco de abandono, corrupción y de otras tantas animaladas más. “Nadie se creía ya que los socialistas perseguíamos a los ancianos a paraguazos”, ironiza el regidor socialista de Valdepeñas.

Protesta mensual de los trabajadores
Cómo sería la situación, cómo sería de rancio ambiente impuesto por Nacho Villa en la televisión, donde creó una redacción paralela todavía por cuantificar, que los periodistas de plantilla protestaban todos los viernes de cada mes vestidos de negro para denunciar la manipulación y los tratos de favor recibidos por el Gobierno de Cospedal y sus consejeros y del resto del PP. Aún es más, los sindicatos convocaron la primera huelga en la historia de la radio televisión pública regional, que fue todo un éxito a pesar del “intento de silenciar los paros, dejando al descubierto el nulo respeto que Nacho Villa, en particular y de sus directivos en general, tienen por los derechos de los trabajadores y el respaldo incondicional que en esa forma de proceder otorga el Gobierno de Cospedal al dirección de RTVCM”, señalan los trabajadores, convencidos de que Villa será el primer alto cargo que cese en el nuevo Gobierno que presumiblemente presidirá el socialista Emiliano García-Page.