"Respondo rápido porque creo que sólo me habéis dado tres minutos". Con cierta sorna, y con indisimulado enfado, Pablo Iglesias dejaba caer la queja esta mañana en su aparición, la primera, en La 1 de TVE... Y María Casado, la presentadora, daba la cara de inmediato por la dirección de la pública, que ha tenido vetado al líder de Podemos durante meses y meses en este programa, y respondía: "La Junta Electoral, no nosotros".

María Casado se 'inmola' por sus jefes
María Casado no sólo se quemaba por sus jefes... además hacia algo que está siendo el pan nuestro de cada día en TVE, como denuncian sus propios trabajadores: ocultar y/o decir 'medias verdades', que como es sabido, es la peor de la mentiras.



En efecto Pablo Iglesias, seis meses después de la 'histórica' acoso-entrevista que le hicieron en el Canal 24 horas, volvía a los platós de TVE. Como decimos, por primera vez aparecía entrevistado en la cadena de referencia, La 1. Y lo hacía, es cierto, bajo 'el imperativo legal' que impone al medio público el proceso electoral.

El proceso de 'crear' una cobertura electoral en TVE
Pero no es cierto que la Junta Electoral haya impuesto a TVE cuántos minutos puede dedicar al líder de Podemos. Ni a él, ni a nadie. Para quien no lo conozca, el proceso funciona así.

Es TVE la que realiza un plan de cobertura electoral. Y la televisión estatal se lo presenta para su aprobación a la Junta Electoral Central. La Junta sólo mira que se cumpla con un régimen de proporcionalidad, de forma que los partidos tengan un tiempo conforme a su representación. Pero si TVE hubiera considerado que una entrevista en tres minutos al líder de un partido con la proyección de Podemos es una estafa a sus espectadores, hubiera podido perfectamente darle 9 o 12 y, en proporción, y en Los Desayunos y demás informativos, aumentar de la misma manera la presencia en entrevistas de los líderes de las fuerzas con mayor representación parlamentaria.

Es decir, es una 'media verdad', o una 'medio mentira' más exactamente, que es la Junta Electoral la que por 'imperativo legal' impone que Pablo Iglesias tenga una entrevista reducida a 3'... Igual que tampoco es responsabilidad de la Junta Electoral que las pocas preguntas que caben en una conversación tan corta sean por ejemplo sobre el auge de Ciudadanos o la salida de Monedero, y no sobre las propuestas de Podemos.

Por 'imperativo legal' es por lo que Iglesias ha estado en La 1
Lo que sí es cierto es que sólo por impositivo legal, el de la Junta Electoral, por fin Pablo Iglesias ha ido a Los Desayunos de TVE, programa en el que ha aparecido no sólo la clase política en su práctica totalidad, sino también buena parte de la Administración del Estado, 'vendiendo' desde los logros de 'la marca España', hasta cualquier plan de un ministerio.

Es decir, sólo la Junta Electoral ha podido romper, aunque haya sido por tres minutos, el bloqueo que en la PPTVE se hace contra la información proveniente de los partidos de la oposición, que había llevado a Julio Somoano, primero, y a José Antonio Gundín, después, a esa ridícula censura que, de paso, se convierte en una gran propaganda para Pablo Iglesias y su partido.

La reacción en las redes sociales ante la 'mini entrevista' ha sido de todo menos discreta: