Era la noche de Pablo Iglesias en la televisión. Estaba todo calculado para que ocupase todas las horas del prime time español, pero la audiencia no lo ha acompañado.

Este martes el líder de Podemos estrenaba el nuevo programa de Telecinco, Quiero Gobernar, en el que los más pequeños hacían de entrevistadores. Justo después, el líder de Podemos se teletransportaba a la competencia para pasar Dos días y una noche junto a Susanna Griso en Antena 3.

Superado en audiencia

Pero, en las dos franjas de la hora punta de las televisiones españolas, los espectadores decidieron dar la espalda a Iglesias, que cosechó un 12.1% de cuota de pantalla en Telecinco, superado por El Hormiguero con un 14.1%, según ha publicado Vertele a partir de datos de Kantar Media.

En la segunda parte del prime time, Iglesias tuvo menor acogida con un 10.9% de cuota de pantalla en Antena 3, quedándose en cuarta posición al ser superado ampliamente por Supervivientes (18.8%), seguido de El Caso en TVE (11.5%) y la película In Time de Cuatro (11.3%).

El momento incómodo

Pese a estos datos de audiencia que no respaldaron al líder de Podemos, Iglesias cuando verdaderamente lo pasó mal esta noche de martes fue durante la entrevista que le hicieron un grupo de niños en el nuevo programa de Telecinco.

Dentro de ésta, uno no dudó en preguntarle insistentemente por su relación con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Aunque Iglesias dijo que no lo conocía personalmente pero que no tendría problemas en reunirse con “él o con otro presidente”, este pequeño entrevistador insistió en que “dicen siempre en las noticias que Maduro es malo y siempre está robando”, o que “hay veces que se os ha visto juntos en sitios”.

Iglesias, intentando aguantar el tipo ante la pregunta respondió con un “no” justo antes de que Ana Rosa Quintana cambiase de tema zanjando el momento.