No es la actual dirección de Televisión Española la más indicada para dar clases de imparcialidad u objetividad, aunque lo intenten y a veces de la manera más rocambolesca. Por eso, que haya tomado la decisión de incluir como mosca 2 o submosca o logotipo provisional la bandera de España en todos los canales del medio público, no ha extrañado. Fundamentalmente porque cada vez que pueden, tanto los directivos, como los directores o responsables de área muestran su ideología y, lo que es más grave, hacen partícipes al resto de españoles.

Hoy no podía ser una excepción, y menos con lo ocurrido en Cataluña hace un par de semanas. De este modo, y para diferenciarse de otros canales han hecho la mencionada incorporación, aderezada con el hashtag #12octFiestaNacional.

Lo más llamativo del caso es que también han metido la rojigualda en el canal infantil Clan, y claro, si esto recibe la respuesta en Twitter de alguien como Jordi Évole, entonces se lía la de dios en las redes sociales.

 

Enseguida se vio arropado, sobre todo, por aquellos que le quitan hierro al asunto o que simplemente tratan de pasárselo bien con esto de las redes sociales, aunque los más numerosos han sido los que critican con contundencia la decisión de TVE con calificativos como "casposo", "increíble", "lamentable", "innecesario", "una vergüenza"...:


 


 

 

Pero entonces entran en escena los defensores del espíritu patrio, aquellos que por encima de todo defienden a su país, y que si la medida la hubiese tomado un Gobierno de otro color político, probablemente se situarían al lado de Évole en las críticas. Eso sí, visto lo visto se quedaron en minoría. Algunos ejemplos:


Qué pensarán los directivos de TVE de Telecinco que ni siquiera ha quitado el Sálvame de su parrilla. A lo mejor algo sí como: "estos italianos nos ganarán en audiencia pero no en españolidad".