Carlos Baquerín salió elegido diputado provincial al ir en las listas municipales por Córdoba del partido de Rafael Gómez "Sandokán" (UCOR). Pasado un tiempo,  Baquerín rompió con el controvertido empresario imputado en el caso "Malaya" por discrepancias por la gestión y advirtió que existían serias irregularidades en la formación, algunas de estas alcanzaban a aspectos económicos. Baquerín de hecho funciona como un edil y diputado al margen de la formación. El enfrentamiento entre ambos no solo no se ha amortiguado sino que ha ido "in crescendo" mientras tanto Rafael Gómez actúa como una prolongación del Partido Popular tanto en la Diputación de Córdoba como en el ayuntamiento de la capital. Sin embargo Carlos Baquerín defiende aún su condición de portavoz de dicha formación en la institución provincial

Impiden su acceso al despacho
Hoy Baquerín ha presentado ante la Policía Nacional una denuncia contra la presidenta y el vicepresidente tercero de la Diputación, María Luisa Ceballos y Manuel Gutiérrez, respectivamente, y contra el otro diputado provincial de UCOR y líder de dicho partido, el empresario Rafael Gómez, por impedírsele el acceso, con un candado, a la sala de reuniones del Grupo de UCOR.

"Un nuevo episodio, dentro del proceso de acoso" al que está sometido
Baquerín ha explicado que esta acción contra él supone "un nuevo episodio, dentro del proceso de acoso" al que, según ha asegurado, viene siendo sometido "por parte del gobierno de la Diputación en favor de los intereses que el PP comparte con el señor Rafael Gómez".

Había sido "cerrada con un candado"
Según ha relatado Baquerín en su denuncia, este pasado lunes por la noche, cuando se disponía a trabajar en la preparación del próximo Pleno de la Diputación, previsto para este jueves, pudo comprobar, al llegar a las oficinas del Grupo de UCOR en la institución provincial que, "sin aviso previo y sin autorización, ni conocimiento" por su parte, le había sido "cerrada con un candado la puerta de una sala interior" del Grupo de UCOR, "que además de para otros usos comunes, sirve de archivo y sala de reuniones" y donde tiene depositada "buena cantidad de documentación privada y confidencial", que resulta además "imprescindible para el desempeño" de su cargo "de diputado y portavoz de UCOR en la Diputación y, en concreto para la preparación del próximo Pleno del 24 de enero, dedicado en buena parte a los presupuestos".

"Presuntos graves delitos"
Entiende Baquerín que, tanto el hecho de impedirle el acceso a sus "medios y lugar de trabajo, como imposibilitar el desempeño" de sus funciones y, especialmente, haberle privado, sin su consentimiento, de bienes de su propiedad, "algunos de ellos confidenciales, constituyen presuntos graves delitos cuya calificación habrá ser realizada por la autoridad judicial competente", y por ello ha puesto los hechos en conocimiento de la Policía Nacional, con una denuncia presentada en Comisaría.

Barquerín señala a "Gómez, Gutiérrez y Ceballos"
A estos efectos, Baquerín ha señalado "como autores o en su caso cómplices o cooperadores necesarios del presunto o presuntos ilícitos penales, a Don Rafael Gómez, diputado provincial; Don Manuel Gutiérrez, vicepresidente tercero de la Diputación y delegado de Presidencia, y a Doña María Luisa Ceballos, presidenta de la Diputación".