La petición de Odyssey, con sede en Tampa (costa oeste de Florida) "contiene los mismos argumentos que han sido rechazados en cada fase del caso", ha dicho James Goold, el abogado del Estado español en los tribunales de Estados Unidos.

Tesoro de 500 millones de dólares
En una escueta decisión, el Tribunal de Apelaciones de Atlanta indicó el pasado 31 de enero que denegaba el recurso interpuesto por la compañía estadounidense para evitar la entrega a España del tesoro valorado en unos 500 millones de dólares (381 millones de euros), encontrado por Odyssey en mayo de 2007 frente a las costas del Algarve (Portugal).

17 toneladas de monedas y objetos recuperados en la embarcación
Se espera que en los próximos días el citado tribunal de Tampa reciba la notificación formal de esa decisión de la corte de Atlanta, así como la orden de ejecución de la sentencia que establece la devolución de las más de 17 toneladas de monedas y objetos recuperados en la embarcación, hundida en 1804.

Solicita suspender el fallo
En el documento de veinte páginas presentado este lunes, Odyssey solicita al Tribunal Supremo de Estados Unidos que deje en suspenso el fallo emitido por el tribunal de apelaciones. Añade que, en el caso de que el "mandato" se haya emitido ya, éste "se retire y se suspenda, pendiente de la conclusión de los procedimientos" en esta instancia judicial.

Ultima opción que tiene Odyssey
La petición de urgencia va dirigida al juez Clarence Thomas, magistrado del Tribunal Supremo de Estados Unidos. Esta es la última opción que tiene Odyssey para lograr que no se le obligue a devolver a España el tesoro, que está en un lugar secreto de Florida.

600 cubas de 25 kilos cada una
Una vez que el tribunal de Tampa reciba la decisión y el mandato de ejecución, y si el Supremo no interviene, las autoridades españolas tendrán un plazo de diez días para repatriar el tesoro, que ocupa 600 cubas de 25 kilos cada una, a España, lo que está previsto hacer en dos aviones Hércules.

Batalla legal larga
Las autoridades judiciales estadounidenses han permitido a España llevar a cabo inspecciones periódicas sobre el estado del tesoro y comprobar que se encuentra en buen estado. Éstos son los últimos coletazos de una batalla legal que comenzó en 2007 y en la que han jugado un papel importante 130 expedientes, con centenares de documentos cada uno, de los archivos históricos de la Armada española.

Extracción ilegal
Odyssey extrajo el tesoro del pecio, hundido en 1804 tras una agresión británica no provocada, en una operación secreta, sin informar y escondiéndolo de España y de otros países. En este capítulo final, Mark A. Pizzo, el juez que instruyó el caso en el Tribunal de Tampa, es la autoridad responsable de supervisar y asegurarse de que la entrega de todos los objetos se realiza y de que Odyssey cumple con el mandato.