Dos horas y media para nada. Hubo reunión, pero como si no la hubiera habido. Ambas partes acudían a un encuentro que era en realidad una reunión para la galería: para que nadie pudiera decir de ellos que se negaban a un diálogo sincero para desbloquear la investidura de Susana Díaz. Donde Podemos ve "un carpetazo" de los socialistas a la negociación, estos creen haber dado una respuesta perfectamente "clara" a las exigencias de la formación morada. Ambas partes acudían a la negociación convencidas de la inutilidad de la misma. La desconfianza es absoluta y el juicio de intenciones sobre el contrario no admite réplica: el PSOE está convencido de que Podemos no quiere favorecer la investidura antes de las elecciones del 24 de mayo y, a su vez, Podemos no se cree ninguno de los compromisos del PSOE, ni el de reducción del 10 por ciento de altos cargos y asesores ni el de ponerles las cosas más difíciles a los bancos para desahuciar a la gente. En todo caso, una virtual abstención de los 15 diputados de Podemos sería insuficiente, ya que el PSOE necesitaría al menos 16 abstenciones. Tras la tercera reunión con el PSOE para negociar la investidura de la candidata a la Presidencia de la Junta, Podemos anunciaba que volverá a votar en contra en la tercera votación, que se celebra este jueves, al tiempo que acusaba a los socialistas de no estar interesados en las negociaciones hasta después de las elecciones del 24 de mayo. Los negociadores de Podemos, el secretario de Organización, Sergio Pascual, y Manuel Garí, hacían un balance "decepcionante" del encuentro, en el cual no hubo en su opinión ningún "avance sustantivo ni verificable" sobre sus condiciones". "Nos piden un acto de fe", sentenciaban. Por su parte, el portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, ha pedido a Podemos que tengan en la votación de este jueves "una abstención responsable", toda vez que defiende que las propuestas que los socialistas les han trasladado en el encuentro de este martes responden "de manera clara y contundente" a las reclamaciones de los miembros de la formación morada. Además, ha asegurado que el PSOE-A "mantiene abiertas las vías de diálogo" y ha negado que haya emplazado a Podemos a continuar con las negociaciones hasta las elecciones. Con todo, confía en que Podemos "reflexione" de aquí al jueves y que "abandone el bloque del 'no' y el abrazo del oso que está liderando el PP-A, arrastrado a las demás fuerzas", para impedir la investidura de Susana Díaz por "intereses electorales". ASÍ LO VE PODEMOS Los negociadores de Podemos han visto en este nuevo encuentro "un sainete que pretendía dibujar al jornada del jueves como portazo hasta después de las elecciones". Pascual ha dicho que les ha propuesto a los socialistas que se reúnan expertos juristas para avanzar en los documentos que ambos partidos se han enviado sobre el cierre de cuentas en los bancos que desahucien a personas sin alternativa habitacional, pero asegura que no han encontrado "ninguna voluntad" por parte del PSOE-A de que se produzca ese encuentro. Sobre la publicación de los datos de los altos cargos de la Junta y su estructura instrumental, Pascual ha criticado que la formación de Susana Díaz "no encuentra razonable que andaluces cuenten con esa información, en la administración que los ciudadanos pagan". ASÍ LO VE EL PSOE Por su parte, el portavoz socialista ha explicado que han trasladado a Podemos una serie de medidas que responden a sus condiciones. Respecto a los desahucios, Jiménez ha explicado que han propuesto a Podemos la necesidad de revisar las relaciones de la Junta con las entidades financieras para que se incorporen cláusulas sociales y también plantear un sistema de arbitraje por ley para proteger a los ciudadanos en esas circunstancias. Asimismo, el PSOE-A les han ofrecido que, cuando se conforme el Parlamento, constituir una comisión específica en la Cámara andaluza y que el Consejo de Gobierno daría cuenta "con pelos y señales" de toda la información de carácter financiero de las relaciones de la Junta con los bancos "como paso previo para iniciar un proceso de revisión que nos lleve a establecer esas relaciones para que la Junta haga valer su posición para evitar desahucios". Sobre la publicación de los altos cargos, Mario Jiménez ha explicado que les han planteado a Podemos que en la primera sesión de la Comisión de Hacienda, el gobierno se compromete, "una vez que esté constituido, incluso adelantándose a los plazos de la Ley de Transparencia, a dar a conocer toda la estructura administrativa de la Junta, tanto de la institucional como de la instrumental". Y esto, apostando por ampliar la plantilla de educadores y sanitarios, manteniendo los servicios públicos esenciales. De manera que esperan que Podemos "reflexione" y que "se acoja con honestidad y seriedad a las propuestas del PSOE-A, que son serias, honestas y buscan encontrar puntos en común que permitan la investidura de Díaz". "Andalucía merece tener un gobierno más allá de los intereses electoralistas de ningún partido", ha zanjado.