El nuevo obispo de la Diócesis de Jaén, Amadeo Rodríguez Magro, ha oficiado este domingo por la tarde la misa funeral por las cuatro primeras víctimas mortales del incendio registrado un día antes en una vivienda de la capital jiennense, que ha sumado una quinta muerte con la defunción de una niña de apenas cuatro meses de edad. De esta manera, el prelado, justo un día después de tomar posesión de su cargo en la Catedral de Jaén, ha oficiado desde las 17,00 horas esta misa en la parroquia de San Félix de Valois de la capital jiennense, adonde han sido trasladados los cadáveres de estas personas --entre ellas un menor y todos miembros de una misma familia-- desde el Tanatorio 'Ciudad de Jaén'. Según han informado a Europa Press fuentes del tanatorio, tras la misa estaba previsto que se celebrara el entierro de estas cuatro personas en el cementerio de San Fernando de Jaén. A partir de la medianoche de este lunes, la ciudad vivirán el primero de los tres días de luto oficial que ha decretado el Ayuntamiento al hilo de este trágico suceso, registrado en una vivienda de dos plantas de la capital jiennense, en la zona residencial de Puente Tablas, y cuyas causas se investigan por parte de la Guardia Civil, aunque se baraja la hipótesis de que se iniciara al echar gasolina para avivar un fuego.