El denominado "Acuerdo por Andalucía" desgrana en 75 páginas las prioridades, compromisos y algunas medidas concretas que deberá emprender el nuevo gobierno andaluz, en el que todavía está pendiente conocer si se integrará IU, ya que está pendiente de una consulta a sus bases que tendrá lugar la próxima semana.

Antes del verano
Dentro de las que denominan "respuestas inmediatas para las demandas más urgentes" el documento destaca la creación de empleo como prioridad económica y anuncia tres programas de empleo que se pondrán en marcha antes del verano.

Los planes
Uno de ellos es un plan destinado al mantenimiento de superficies forestales, reforestación y explotación de montes; el segundo un programa de apoyo al empleo en la rehabilitación de viviendas; y el tercero, la ampliación del Plan de Oportunidades Laborales para obras en colegios públicos.

Creación de una entidad financiera pública
IU y PSOE se comprometen a crear una entidad financiera pública que contribuya a mejorar la financiación de las Pymes y a impulsar como sectores estratégicos el agroalimentario, las energías renovables la industria aeroespacial, la biotecnología, la construcción sostenible y el turismo.

Denfensa de las políticas sociales y Estado del bienestar
Por otra parte, el documento insiste en la defensa de las políticas sociales y del Estado del bienestar y señala que la crisis no puede ser "excusa para desmantelar la sanidad, la educación y la dependencia".

Defensa del Estatuto de Andalucía
Otra de las prioridades de este acuerdo programático es la defensa del Estatuto de Autonomía y advierte de que se articularán "respuestas políticas y jurídicas" para ello, en especial en lo que concierne al mandato de que el porcentaje de la inversión estatal en Andalucía se corresponda con la población.

"Transparencia pública"
También asegura que el nuevo gobierno propondrá con carácter inmediato "medidas orientadas a continuar los procesos de transparencia en la gestión pública".

Estabilidad de gobierno
En la introducción al documento, se señala que uno de los objetivos fundamentales del acuerdo es "la estabilidad del gobierno, como garantía de fortaleza y responsabilidad compartida, en un momento de especiales dificultades".