El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha manifestado que debería investigarse cuál es el origen de la filtración de un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que señala al actual presidente del Gobierno de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, de haber cometido posibles irregularidades. En declaraciones a los periodistas en Cádiz, Catalá ha añadido que debería investigarse el origen de esa filtración, "sin perjuicio del fondo de la cuestión, que tendrá la naturaleza que pueda tener y las consecuencias que para los hipotéticos responsables pueda tener en el futuro". El ministro de Justicia en funciones ha indicado sobre la situación de Murcia que "la única información" que tiene es a través de los medios de comunicación, que es "una información bastante confusa, bastante incierta". "Si ese informe está sometido a un secreto dentro de una investigación judicial, me sorprende que sea de conocimiento público", ha manifestado. Catalá ha insistido en que "el funcionamiento de nuestra justicia tiene que ser independiente y profesional, tiene que garantizarse que el proceso judicial cumpla las reglas de nuestra legislación", por lo que, "si las partes no conocen una información, tampoco es razonable que esa información este en manos de terceros". El ministro de Justicia en funciones ha recordado que "si ha habido alguna revelación de secreto eso es un delito y, por tanto, se debería investigar". En este sentido, ha añadido que "el respeto a la norma procesal, a la presunción de inocencia, a la intimidad y a la imagen de las personas nos obliga a todos los que trabajamos en la justicia a garantizar los derechos de todos, a querer que la justicia sea rápida, ágil, igual para todos y que no pueda haber una violación del secreto de sumario ni de la presunción de inocencia".