El Museo Ruso y la delegación del Centro Pompidou han sido las dos grandes apuestas -y las únicas realidades tal vez- electorales del PP malagueño para intentar continuar gobernando el ayuntamiento de la capital. Las últimas elecciones andaluzas han derivado en una situación preocupante para el PP derivado de sus resultados pésimos. La derecha malagueña ha visto como se esfumaba su larga hegemonía al dejar de ser la primera fuerza política pues el PSOE obtuvo 6 escaños, PP que tenía 7 pasó a 4, Podemos obtuvo 3, C's 2 e IU 1.

Alcalde en política desde hace 44 años
Un desastre sin paliativos que pone en peligro la continuidad de Francisco de la Torre, alcalde de la capital tras sustituir a Celia Villalobos en el año 2000 pero en activo en la política desde los 28 años, en 1971, fecha en la que fue nombrado presidente de la Diputación franquista de Málaga. Las quinielas y rumores de encuestas negativas para De la Torre invaden la ciudad desde hace meses y se han incrementado desde la "fatídica" noche, para el PP, del 24 de marzo.

Inauguraciones electoralistas
Con esos  nervios se inauguraban contrarreloj y "a bombo y platillo" en la semana posterior a las elecciones autonómicas de marzo dos nuevos museos en la capital, el Museo Ruso y el del Centro Pompidou. Al acto protocolario de inauguración de la delegación del museo francés acudió incluso el presidente Mariano Rajoy con todo un inmenso despliegue mediático.

Museos franquicias y con sobrecostes
Las dos salas expositivas que han dividido a la sociedad malagueña por su alto coste  en tiempo de recortes municipales y por diseñar un modelo de ciudad de museos "franquicias" ya que la propiedad no pertenece al ayuntamiento y por tanto su continuidad no se garantiza más allá de los plazos acordados previo pago de cantidades millonarias y obras que han superado lo inicialmente presupuestado. El Pompidou ha tenido un sobrecoste de 1,89 millones de euro, cerca del 48% del importe de adjudicación, que fue de 3,83 millones.



Rajoy inaugura el museo del Centro Pompidou
Tras las prisas por inaugurar ya que la ley electoral obliga a que solo hubiese un espacio aproximado de una semana de actos de inauguración entre la celebración de las elecciones andaluzas y la fecha de los comicios locales, se ha puesto al descubierto un hecho que demostraría la máxima de la reforma laboral del Gobierno de Rajoy adaptada y perversamente corregida al ayuntamiento malagueño: salarios precarios para los trabajadores frente a inversiones electorales millonarias.

Salarios de miseria para trabajadores con másters y titulaciones superiores
Y es que la recientemente la Cadena SER de Málaga desvelaba como los 57 vigilantes de sala del Museo Ruso de Málaga y del Centro Pompidou cobran salarios de miseria, tan solo 467 euros al mes. Estos empleados se encuentran subcontratados a través de una empresa de trabajo temporal.  Se da la circunstancia de que algunos de estos trabajadores cuentan con varios masters o poseen estudios y títulos como profesores de arte.

Problemas en el pago de la primera nómina
Además de este hecho del bajísimo sueldo, impresentable en un administración pública, se añadie un problema en el pago de la primera nómina atribuible según los trabajadores a un supuesto error técnico de la ETT . Derivado de ello el primer mes los vigilantes han cobrado solo la mitad del sueldo, estando a la espera poder abonar el resto del salario en breve.

El Ayuntamiento "escurre el bulto"
¿Qué dice el Ayuntamiento de Málaga de esta situación? El Consistorio del popular Francisco de la Torre "escurre el bulto" alegando que el asunto es competencia de la subcontrata. El Ayuntamiento se limita a realizar un pliego de contratación de servicios a la que se presentan las diferentes ofertas y la empresa elegida es la responsable de la selección de los vigilantes.

3,95 euros a la hora, 467 euros al mes
Lo cierto es que los trabajadores con categoría de "agentes de sala" ganan 3,95 euros por la hora de trabajo que junto a la paga extra prorrateada, una "mejora voluntaria" y un complemento de servicio se eleva a 5 euros. En total al mes cada uno de los 57 vigilantes cobran 467 euros al mes. Tras conocerse estos datos por la información de la SER, el Ayuntamiento de Málaga dice desconocer el sueldo que perciben estos trabajadores y han derivado "cualquier reclamación o queja" a la empresa que se ha encargado de la subcontrata.

Trucos legales
Fuentes de ELPLURAL.COM han conocido que el Ayuntamiento malagueño está imposibilitado por la Ley de Estabilidad Presupuestaria para contratar directamente personal, de ahí que utilice el "truco" de hacerlo mediante una empresa de trabajo temporal adjudicando servicios. Se trataría de que el ente o agencia que creó el propio Consistorio para la gestión museística propone una licitación y las propias adjudicatarias contratan de esta manera precaria. Conviene subrayar que en los estatutos de la Agencia municipal se recoge que se procurará de ser el propio ente local quien contrate, algo imposible por la ley.