En un comunicado, los socialistas linenses tildan de "impropia e incalificable" la actitud de la empleada que, además, supondría un delito tipificado en el Código Penal, y "como tal habrá de responder en los juzgados", independientemente de las responsabilidades disciplinarias que se van a sustanciar con la "inmediata apertura de un expediente disciplinario y la suspensión de empleo y sueldo de la trabajadora".

Clima de crispación
Asimismo, hacen mención al "clima de crispación" que, según dicen, está generando en la ciudad "un pequeño número de trabajadores", que habrían acudido al domicilio de la alcaldesa, la socialista Gemma Araujo, "vertiendo insultos e improperios" contra ella.

Los exalcaldes del PP Juárez y Sánchez, campan a sus anchas
Consideran que se trata de algo "intolerable", cuando, en su opinión, "los verdaderos responsables de la situación por la que atraviesa la plantilla municipal, los exalcaldes del PP Juan Carlos Juárez y Alejandro Sánchez, campan a sus anchas sin que ninguno de estos trabajadores les pida responsabilidades".

Enchufados por el GIL-PP
Finalmente, el PSOE ha manifestado que las "coacciones" de estos trabajadores, "en su mayoría enchufados por el GIL-PP", no van a conseguir "quebrar la voluntad al frente del Ayuntamiento de los socialistas, ni el firme compromiso de actuar para reducir el capítulo de personal prescindiendo de aquellos trabajadores que son innecesarios para el funcionamiento de los servicios municipales y que desde el punto de vista legal sea posible".