La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha) ha presentado este lunes los datos del informe anual 'Derechos Humanos en la Frontera Sur', del que se desprende que solo en 2014 un total de 3.224 personas perdieron la vida en el Mediterráneo, una situación por la que la asociación culpa a las políticas migratorias europeas de "haber convertido el Mediterráneo en una fosa común". Así, en rueda de prensa, la asociación ha lamentado que al menos 1.600 personas hayan perdido la vida en lo que va de año intentando entrar en Europa por el Canal de Sicilia, casi 100 veces más que el año pasado en el mismo período. Además, un total 13.000 personas han sido rescatadas en los últimos diez días, en lo que califican como una "emergencia humanitaria nunca vista". 4.868 PERSONAS EN TODAS LAS FRONTERAS De este modo, la Apdha señala que según los datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), 4.868 personas perdieron la vida en 2014 intentando cruzar diversas fronteras en el mundo. De ellas, 3.224 personas lo hicieron en el Mediterráneo, un total del 66 por ciento. Igualmente, han recogido de la OIM datos que indican que, entre los inmigrantes fallecidos en el Mediterráneo, el 30 por ciento provenía de África subsahariana; otro 30 de Oriente Medio y de África del norte, en particular de la República Árabe Siria, del Territorio Palestino Ocupado y de Egipto; y un once por ciento del Cuerno de África, mientras que del 29 por ciento restante de muertos se desconoce la procedencia. Asimismo, la Apdha asegura que para Acnur las migraciones que se han producido estos días son "la mayor masacre que se ha producido en el Mediterráneo", pues han indicado que el pasado año intentaron entrar en Europa 283.000 personas --un total de 170.000 por Italia y 50.000 por Grecia--, afirmando que este año esos datos "se van a multiplicar". DECLARACIONES GRANDILOCUENTES De esta forma, el coordinador del Área de Solidaridad Internacional, Rafael Lara, se ha referido a la cumbre que esta misma tarde reunirá a los ministros de Interior de la Unión Europea con motivo de estas muertes acaecidas en el Mediterráneo, de la que, critica, "saldrá alguna declaración grandilocuente de condolencia, la necesidad de actuar porque no se puede dejar pasar más el tiempo y medidas concretas que van a impedir que los inmigrantes lleguen a Europa". "Son los tres ejes de la Unión Europea: impedir que los inmigrantes salgan de sus países, impedir que lleguen a nuestras fronteras y, si lo hacen, que sean lo más pronto posible repatriados, sin mostrar solidaridad por las personas que se suben a esas barcas de muerte", ha avisado el coordinador del Área de Solidaridad Internacional. En este sentido, ha asegurado "estar de acuerdo" con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que "hay que actuar ya", pero, sin embargo, le reprocha "de no compadecerse de lo dicho hace un mes, cuando se negaron en la Unión Europea a poner en marcha una unidad de salvamento y socorro", toda vez que ha acusado al ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, y a la UE "de condenar a la muerte y el sufrimiento a los que huyen intentando salvar la vida", ya que "son las políticas de migración europea las responsables de las muertes del Mediterráneo". Así las cosas, ha criticado que la situación actual es "de hipocresía y cinismo" por parte de la Unión. "Estamos hablando exclusivamente de aquellos que sabemos que mueren, pero la OIM ha declarado que por cada cuerpo encontrado, hay otros dos que nunca serán recuperados", ha explicado Lara. "Mucho nos tememos que no es un problema coyuntural, sino que en verano se agrave más la situación, pues esto es un problema de fondo y estructura del Mediterráneo y de la política internacional", ha apostillado Lara. LOS GENDARMES DEL SUR Por su parte, el coordinador del Área de Inmigración, Carlos Arce Jiménez, ha señalado que en este contexto es "relevante" que España reflexione sobre su papel en esta política migratoria y de control de las fronteras de la Unión. Así, ha destacado el papel de "gendarme" de las fronteras europeas que se da a los países del norte de África, como Marruecos, Argelia o Mauritania. "Lo peor es que en ese principio de que no lleguen a nuestras costas, los países del sur están empezando a participar de esos mecanismos de control de las fronteras a cualquier coste". Finalmente, ha señalado que este mecanismo está convirtiendo a los países del sur de Europa en "la segunda barrera de control", lo cual ha provocado, entre otros motivos, que haya países "de primera y segunda dentro de la Unión", así como un fenómeno de "resquebrajamiento de Europa". Con respecto a las cifras españolas de los flujos migratorios mostradas en el informe, Lara ha indicado que hay un incremento de casi un 50 por ciento de la entrada e interceptaciones de inmigrantes, pasando de 7.550 a 11.146, siendo este incremento de llegadas mayoritario en Andalucía y en Ceuta y Melilla, sobre todo por esta última. EL MAYOR AUMENTO, EN CÁDIZ En Andalucía ha habido incremento en todas las provincias, pero este aumento, señala Lara, ha sido particularmente significativo en Cádiz, que se ha incrementado de 1.400 a más de 1.900, desde 2013 hasta 2014, siendo el volumen de entrada más importante durante el mes de agosto, entre los días 10 a 13. Donde realmente ha habido un gran incremento ha sido en Melilla, ya que se ha duplicado el número de inmigrantes que ha logrado entrar. "Esta subida se produce debido a la entrada de personas sirias que entran camuflados como marroquíes por la frontera", asegura Lara, que ha destacado que "que ha sido lamentable el tratamiento que han recibido estas personas por parte del Gobierno español, y que no se ha respetado la convención de Ginebra". Así las cosas, la Apdha ha contrastado en el informe presentado que han perdido la vida un total de 131 personas intentando entrar en nuestro país tanto en Marruecos como el Estrecho, o en las costas españolas.