Lunes 23 de abril, toda Cataluña celebra el Día de Sant Jordi. Como no podía ser de otra forma, Alfred García, cuarto clasificado de Operación Triunfo y representante de España en Eurovisión junto a Amaia Romero -ganadora del programa y pareja del cantante-, también festeja esta histórica fecha. Por ello, el catalán le regala a Amaia una rosa y un libro: España de mierda, de Albert Pla. La pareja decide compartir este bonito momento con sus seguidores.

Desde ese preciso instante, empieza una campaña brutal de linchamiento público por parte de una parte de la sociedad que exige que el dueto no represente a España en el festival de música. Una cruzada que ha encontrado adeptos, como no, en los sectores más conservadores de este país. La última en sumarse a este boicot y lapidación ha sido la 'musa' de la extrema derecha, Cristina Seguí.

A través de un tuit cuanto menos curioso, la ex de Vox y colaboradora habitual de Intereconomía ha criticado al intérprete catalán por llamarse Alfred y no Alfredo. Ver para creer. Una opinión que no ha tardado en ser objeto de numerosos reproches por parte de los usuarios de esta red social.

Sin embargo, estar en el centro de todas las críticas no es una situación que le incomode demasiado a Seguí. Incluso, por su amplio historial de descalificaciones y polémicas, podríamos decir que le gustan estas situaciones y que no tardará mucho en estar de actualidad por algún tema similar.

Repasamos a continuación algunas de sus salidas de tono más destacadas.

Denuncias falsas en casos de violencia machista

Una de las ideas que defiende a capa y espada la ex de Vox es que hay muchas denuncias falsas en casos de violencia machista. En uno de esos alegatos, Seguí se coló al difundir, vía Twitter, la falsa historia de un joven encarcelado injustamente por ese motivo. La revista 'Mongolia', rápidamente le hizo saber su error, aunque la postura de ésta sobre el tema no parece haber cambiado mucho.

El alzheimer de Pasqual Margall

Los hechos se remontan a la votación de Roger Torrent como nuevo presidente del Parlament. Por ese motivo, el diputado de ERC y ex del PSC, Ernest Maragall pronunció un discurso mostrando su indignación ante la situación política de Cataluña. Una arenga que no gustó nada a Seguí, que en el programa 'El gato al Agua' (Intereconomía) atacó a Ernest utilizando de arma arrojadiza el alzheimer que padece su hermano, Pasqual Margall.

La lamentable frase que pronunció fue: “Este señor, que disculpadme pero después de escucharle yo dudo entre quién tiene la grave enfermedad en su familia”.

El colectivo LGTBI

Como es de esperar por su ideología, la cofundadora de Vox tampoco está a favor de la normalización de la vida para el colectivo LGTBI. En una entrevista concedida al diario digital 'Actuall', Seguí, afirmó que “enseñar contenidos LGTBI en las aulas es secuestras la educación de nuestros hijos”. Unas declaraciones que enseguida fueron duramente criticadas por medios afines a este colectivo, como la revista 'Shangay'.

El feminismo

Otra de las cruzadas de Seguí es contra el feminismo. Según ella, las feministas no buscan la igualdad, sino “convertirse en hombres y masculinizarse”. Bajo esta premisa, no duda nunca en condenar este movimiento siempre que puede.

Sin embargo, en una de estas numerosas críticas, volvió a recibir una lección. Esta vez, la encargada de destapar las mentiras de Seguí fue la actriz y directora española, Leticia Dolera.