La Policía Local de Murcia detuvo este lunes, en menos de 24 horas, a dos hombres por sendos casos de violencia de género, según fuentes del citado Cuerpo consultadas por Europa Press.

El primer caso tuvo lugar hacia las 12.15 horas, cuando una mujer solicitó ayuda a través del 016 indicando que había sido agredida durante las últimas horas por su pareja sentimental, que le había dejado encerrada en la vivienda que comparten desde unos días, en Barriomar.

Efectivos del Equipo de Protección y Atención a la Familia (EPAF) y del Grupo Especial de Seguridad Ciudadana (GESC) se desplazaron al lugar y comprobaron que, efectivamente, la mujer no podía salir de la casa al estar cerrada con llave.

La mujer reiteró la situación de maltrato que sufre habitualmente, manifestó haber sido golpeada por todo el cuerpo desde la noche anterior y que su pareja la mantenía encerrada allí desde el viernes anterior.

Con la colaboración de bomberos, la Policía pudo acceder a la vivienda, situada en una segunda planta, a través de una ventana y facilitar la salida de la víctima por la misma vía. La mujer fue a continuación atendida por personal sanitario desplazado al lugar en ambulancia y trasladada al hospital Reina Sofía.

Con los datos facilitados por la mujer, la Policía Local inició la búsqueda del acusado por la zona, localizándolo minutos después en el interior de un local de juegos recreativos de la barriada de San Pío X, donde fue identificado y detenido.

Fue trasladado a dependencias policiales para la instrucción de las necesarias diligencias para el Juzgado de Guardia. Se trataba de un varón, de 52 años, nacionalidad ecuatoriana y con domicilio en el lugar de los hechos.

El segundo caso se produjo a las 21.50 horas en la pedanía de Algezares, donde una mujer joven había sido agredida por su marido en el domicilio conyugal.

Al lugar acudió inmediatamente una patrulla de la Unidad de Descentralización que atendió a la víctima, quien manifestó que había recriminado a su esposo que volviera a casa ebrio y éste le había propinado dos bofetones, a pesar de tener ella en brazos al hijo de ambos de muy corta edad.

Varias personas refirieron haber sido testigos de los ocurrido, teniendo incluso que intervenir para evitar otras agresiones, según las mismas fuentes.

Por todo ello, la Policía Local procedió a la detención del acusado, un varón, de 21 años de edad, de nacionalidad búlgara (como la esposa) y domiciliado en ese lugar, que fue trasladado a dependencias policiales a continuación para instruir diligencias.