El mantener una dentadura y unos dientes sanos es algo de vital importancia que no mucha gente toma en cuenta y en el futuro aparecen problemas serios en los que es necesario visitar un dentista para poder corregir los errores. Los cepillos eléctricos nos ayudan a mantener nuestra boca sana con poco esfuerzo, sólo necesitamos unos pocos minutos al día para poder disfrutar de una sonrisa bonita y deslumbrante.

Pero, ¿Qué ventajas nos aporta el uso de un cepillo eléctrico?

  • Debido a su diseño, no causan daño a nuestra salud
  • Gracias a su cabezal rotatorio nos ayudará a limpiar mejor nuestros dientes, pudiendo llegar donde otro cepillo convencional no puede, de este modo será más difícil que podamos contraer alguna infección y lograremos prevenir la aparición de sarro.
  • El mango alargado está diseñado especialmente para que podamos acceder a las zonas más profundas de nuestra boca.
  • No es necesario ejercer demasiada presión ya que disfrutaremos del mismo efecto, dejando los dientes totalmente limpios.
  • Disfrutaremos de una limpieza mejor en el mismo tiempo.
  • Ayuda a combatir enfermedades bucales.
  • Ayuda a eliminar la placa bacteriana.
  • Gracias a su diseño atractivo, muchos niños querrán usarlo, cosa que a muchos padres beneficiará.
  • Si se desgasta no tendremos que gastarnos dinero en uno nuevo, lo único que debemos hacer es cambiar el cabezal y parecerá que tenemos otro cepillo totalmente nuevo.

Como en todo, también existen desventajas que deberemos analizar para saber si es lo que nos conviene realmente:

  • Si tienes encías sensibles no es el cepillo recomendado para ti debido a sus vibraciones, puede resultarte molesto y, en ocasiones, algo doloroso.
  • Las cerdas de los cepillos eléctricos duran el mismo tiempo que las de los cepillos normales.
  • Necesitan de una batería la cual ha de ser recargada con frecuencia.
  • Son más caros que un cepillo convencional.
  • Hay que tener especial cuidado con ellos ya que a veces un leve golpe sirve para que se rompan o se estropee la batería.
  • Si usas Brackets no debes usarlo ya que corres el riesgo de que un alambre se te desprenda.
  • Si contamos con el cepillo, la batería y el cargador, ocupan mucho más espacio que un cepillo normal, por lo que a la hora de transportarlos nos será más difícil.

Ahora que ya conocemos las ventajas y desventajas que tiene usar un cepillo de dientes eléctrico seguramente te estés preguntando, ¿Es mucha la diferencia entre ellos?

  • Entre las grandes diferencias que nos encontramos y por las que la mayoría de la gente piensa si de verdad merece la pena, es el precio, un cepillo eléctrico es más costoso que uno manual.
  • A diferencia de los cepillos manuales que puedes usarlos en cuanto termines de comprarlos, los cepillos eléctricos suelen necesitar que antes se cargue la batería, por lo que deberemos esperar unas horas antes de su uso.
  • Los cabezales de los cepillos convencionales son más grandes, lo que nos dificulta la posibilidad de usarlo en zonas más profundas de la boca.
  • Los cepillos manuales sólo incluyen el cepillo mientras que los eléctricos nos ofrecen la batería y algunos cabezales extras.