A muchos colectivos les llamó la atención la baja participación en las pasadas elecciones generales de los españoles emigrados. Ahora, el colectivo Marea Granate ha dado con la clave al denunciar irregularidades que han incidido de forma directa en este aspecto, sobre todo si se tiene en cuenta el incremento de nacionales que han tenido que irse al extranjero buscando un futuro laboral, en especial jóvenes.

Entre los motivos que enumera en el informe elaborado se encuentra la recepción tardía de las papeletas para poder ejercer el derecho al voto. El 37 % de los emigrados españoles sufrieron este inconveniente.

Precisamente, bajo el título de 'Mínima participación histórica. Más irregularidades que nunca', analiza las causas que han influido en la escasa participación exterior -sólo un 4,7% ejerció este derecho-, llegando a la conclusión de que la "masacre electoral" ha sido provocada por la "intencionada" reforma que dio lugar al "voto rogado".

Salida masiva
Esta reforma coincidió con "la salida masiva de españoles", de manera que el censo exterior aumentó un 48%, desde el inicio de la crisis en 2008, con casi dos millones de españoles en el extranjero. Únicamente 89.009 llegaron a votar el pasado mes de diciembre.

En este sentido, dicen desde la organización, "los emigrantes seguimos así condenados a la abstención por una ley electoral injusta, que hace estragos en nuestro derecho constitucional al sufragio y que impacta directamente en techos electorales o reparto de diputados electos".

Tal y como explican en su página web, a estas irregularidades "y arbitrariedades al margen de la legislación" han llegado tras una encuesta en la que han participado más de 2.000 personas. Además del mencionado porcentaje que no pudo votar al llegar tarde o de manera incompleta la documentación, casi un 30% no pudo hacerlo por "la inaccesibilidad de los consulados", debido a factores como la distancia y horarios, mientras que 15 de cada cien no votó por "desconocer el procedimiento, debido a una información oficial a todas luces insuficiente".



Irregularidades comprobadas
En el informe también se pone de manifiesto que existen hasta 15 principales irregularidades contabilizadas para "silenciar el voto emigrante", resaltando la "incoherencia" entre la Junta Central Electoral y las Delegaciones del Censo, falta de protocolos de vigilancia en las urnas, "opacidad absoluta" con los resultados y "problemas de reembolso" de los importes del voto.

Por ello, en un momento como el actual hacen un llamamiento al futuro Gobierno para que implemente "una reforma electoral justa y garantista", con el "único" objetivo de restablecer el derecho a voto para "la numerosa y dolorosa ola de emigración española". En relación con las negociaciones que se llevan a cabo para formar Ejecutivo, critican desde Marea Granate las "pobres o nulas" medidas de los partidos con esta problemática: desde la no voluntad del derogación de la medida del PP, hasta la pobre propuesta del PSOE o la no figuración de una reforma de la Ley Electoral en la investidura de Podemos.

Ante esto concluye Marea Granate afirmando que "creemos que es imprescindible garantizar, de una vez por todas, la democracia en el exterior y hacer cumplir derechos civiles básicos recogidos en la Constitución y en el Estatuto de la Ciudadanía en el Exterior".