“Señor Alcalde, por medio del presente, y con motivo de sus indeseables, impresentbles y esperpénticas declaraciones públicas en la entrevista publicada ayer en la prensa, menospreciando, poniendo en entredicho y desprestigiando el trabajo que venimos desarrollando desde la Policía Local (…) le decimos públicamente y en nombre de todo el colectivo que no le consideramos digno de ser nuestro jefe, por ello dimita de inmediato sin esperar ni un minuto más…”. Los sindicatos de la Policía Local de Cádiz ‘felicitaban’ así este lunes a su alcalde, José María González Santos, Kichi en el primer aniversario de Podemos (Por Cádiz sí se puede) al frente del Ayuntamiento.

La ley y la necesidad

La razón del enfado de la policía Local está en estas palabras del edil, pronunciadas durante una entrevista en La Voz de Cádiz: “Entre la denuncia y el que se busca la vida vendiendo pescado, me quedo con el vecino”. Una frase que para los titulares, los periodistas de La Voz aún ‘aclararon más’: “Entre un policía que denuncia y un vecino que se busca la vida, me quedo con el vecino”. Era la mecha que faltaba a la explosión.

El alcalde hacía en la entrevista balance precisamente de su primer año al frente del Consitorio, y le preguntaron por un incidente que en Cádiz había tenido mucha repercusión. En especial porque se había grabado y el vídeo, al colgarse en la red, había tenido ya comentarios por parte del alcalde. Las imágenes recogen la discusión, en algún momento acalorada, entre varios miembros de la Policía Local y unos vecinos que se dedican ilegalmente a la venta callejera del pescado.

Kichi, en la entrevista, justifica su comentario en favor de los vendedores ambulantes de pescado ante la pregunta de que “es necesario establecer unos controles, ¿no?”, con esta frase: “Es complicado.  Es deseable, por supuesto que es deseable. Lo que ocurre es que entra en conflicto con otro problema. Y que también es importante. Y que no se puede olvidar. Y el de poner un plato de comida encima de la mesa de tus hijos. Todos los días. Aunque para eso tengas que vender pescado. Es decir, ¿qué hacemos con eso?”

"Condición populista"

En su nota, los sindicatos policiales dicen que “resulta totalmente inverosímil y de una gran hipocresía el desapego que manifiesta la Policía Local desautorizando a estos funcionarios públicos, sin embargo, como es habitual en muchos políticos de su “condición populista” bien rápido que se acuerdan de la policía cuando nos necesitan para algo”.

Los policías recuerdan a Kichi en su nota que “vivimos en un Estado de derecho, con unas “reglas de juego” establecidas (…que…) nos permiten disfrutar de una convivencia ciudadana con todo lo que conlleva, reglas que tienen que ser respetadas por toda la ciudadanía, ya sean políticos, jueces, médicos, policías, vendedores ambulantes de pescado, etc.”. Y concluyen insistiendo: “se lo podemos pedir más fuere, pero no más claro. DIMITA DE INMEDIATO SR. ALCALDE).