Tras recalcar que el voto en el congreso federal es secreto por lo que "lo que mete el militante en la urna sólo él lo sabe", el candidato a la secretaría general ha asegurado que ha hablado con muchos delegados y tiene "la impresión" de esa ventaja sobre Chacón, aunque "cuantificarlo no es fácil". "Salvo los delegados socialistas en Cataluña, esos cien parece que sí que tienen claro que van a votar a Chacón", ha añadido.

Proyecto para el PSOE
Rubalcaba ha rechazado que plantee su candidatura como una pugna contra Carme Chacón, y ha hecho hincapié en que tiene un proyecto para el PSOE porque, si no fuera así, no se habría presentado.

Proceso modélico
Ha defendido que el proceso previo al congreso de Sevilla "está siendo modélico, no sólo por el comportamiento" de los dos candidatos en liza, sino por el de los "miles de militantes" que están debatiendo enmiendas y propuestas para el futuro del PSOE. "Me fastidia mucho que todo se centre en una competencia entre Carme y Alfredo cuando hay miles de militantes trabajando en un proyecto", ha señalado Rubalcaba quien ha agregado que se siente "orgulloso" de ellos.

El día después
Preguntado por si, caso de acceder a la secretaría general, aspiraría a ser candidato a la Presidencia o si, en caso de perder frente a Chacón, dejaría la política, Rubalcaba ha contestado que "son dos preguntas magníficas para el día siguiente" del congreso. "Vamos a elegir secretario general y lo que pase después, pues ya veremos", ha concluido.