El presidente de la Generalitat ha designado como su sucesor al hasta ahora conseller de Educación, Formación y Empleo, José Císcar, quien además asume la portavocía del Consell. A Císcar, a su vez, le sucederá María José Catalá, alcaldesa de la localidad valenciana de Torrent y diputada autonómica.

Sánchez de León tomará el relevo en la Delegación del Gobierno a la socialista Ana Botella [no confundir con la alcaldesa de Madrid, del PP, Ana Botella], quien ha desempeñado ese cargo desde diciembre del año pasado. Su carrera política se inició en 1996 como directora de gabinete, primero de la Conselleria de Cultura y después de Bienestar Social.

La sombra de Camps
Camps la fichó para su gabinete como asesora en julio de 2003, cuando llegó a la presidencia en sustitución de Eduardo Zaplana. Con él ha sido consellera y en agosto de 2009 se convirtió en la portavoz del Consell. Cuando Camps dimitió continuó en el Gobierno de Fabra como vicepresidenta.

La que será en enlace del Gobierno de Rajoy con la Generalitat ha sido la sombra de Camps durante sus años como presidente, muy especialmente desde que estalló el escándalo Gürtel. Sánchez de León fue su más firme defensora.