Carmen Balfagón, quien fuera directora general del Imserso en el Partido Popular, ha decidido cambiar de aires y recalar en el equipo de Santiago Abascal. El pasado diciembre, el partido de extrema derecha anunció que la ex popular se unía a su equipo como vicesecretaria de Acción Social.

Su trayectoria política, en la que sobresalen los puestos como asesora de los ministros de Fomento y Sanidad del PP y del secretario de Estado de Seguridad y del Comisionado para la catástrofe del ‘Prestige’, destaca por la especialización en asuntos sociales. Vox, conocedor de la valía de Balfagón, decidió incorporarla a su plantel para armar una estrategia poderosa y de recorrido en su programa de cara al calendario electoral que se nos viene.

Ahora bien, más allá de las virtudes y el currículum que atesore la nueva vicesecretaria de Acción Social del partido de Abascal, el camino recorrido por la otrora dirigente del PP también ha tenido altibajos.

El más sonado es el que unió su trayectoria con la del recién imputado Alfredo Prada. Durante su etapa como directora del Imserso, Balfagón no dudó en apretar el gatillo ante notario dirección a su superior jerárquico dentro de la estructura del partido. Al parecer, y siempre atendiendo al relato de la funcionaria en el que así se especifica, Prada la obligó durante cierto tiempo a pagar por trabajos inexistentes a empresas próximas al partido.

Estudios e informes sobre asuntos relacionados con la posición que ella ocupaba en la Agencia de la Comunidad de Madrid para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor. Trabajos de los que nunca se dio cuenta y que costaron a las arcas públicas un importe de 173.800 euros.

Asimismo, la exdirigente popular también precisó que, una vez sucedido Prada por Francisco Granados al frente de Justicia, trató de volver a poner el tema sobre la mesa y dar cuenta de lo sucedido. Granados le dijo que se olvidara del tema: "Fui yo la que se lo comentó y nadie más, ya que por primera vez en mis 39 años de servicios me sentía utilizada y engañada por un superior jerárquico. El consejero Granados me dijo que me olvidara del asunto, que lo dejara estar. Pero no era esa mi intención, ya que no me parecía ético lo que se había hecho".

Relacionado Imputado el encargado de vigilar la corrupción en el PP de Casado

Relacionado El imputado Prada: de Fuerza Nueva a 'padre político' de Pablo Casado

La versión de Alfredo Prada

El hoy imputado Alfredo Prada no rehuyó del acta notarial presentada por su excompañera. Para él, todo respondía a una “fabulación” que debía responder a “intereses espurios o a la maquinación de una autodefensa personal”.

“Llama la atención que Balgafón no dimitiera si fuese cierto el hipotético mandato y más todavía llama la atención que no denunciara los hechos ante las autoridades judiciales o policiales y tardó seis años en acudir a un notario”, alegaba Prada tratando de desprestigiar las “calumnias” e “injurias” recibidas.

Finalmente, imputado

Este martes Alfredo Prada fue llamado a declarar en calidad de imputado por el juez de José de la Mata, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. El auto señala que durante su época en el Campus de la Justicia la sociedad "no seguía ningún criterio de racionalidad económico ni organizativo y presentaba un claro desequilibrio que se manifestaba en la existencia de un potente ámbito de personal directivo y una infraestructura de personal administrativo sumamente débil".

Relacionado El imputado Prada: padrino de Ayuso y Casado

Relacionado Todo lo que une a Pablo Casado con el Campus de la Justicia

Fichado por Pablo Casado para presidir la Oficina del cargo Popular, órgano interno que responde al fin de perseguir las corruptelas internas del partido, Prada tendrá que rendir cuentas sobre su pasado el próximo 27 de marzo.