Durante estas últimas semanas, una vez más, hemos podido comprobar como la historia está llamada a repetirse cuando las diferentes derechas españolas ven amenazados sus intereses. Nada nuevo bajo el sol. Se activan las alarmas y la palabra “pacto” comienza a circular entre los patrocinadores, lobbies, y los dirigentes de las formaciones afectadas. 

La aparición de Vox, el brusco cambio de estrategia de Ciudadanos para ocupar el liderazgo de la derecha y la posición de fuerza de partidos regionalistas conservadores que nacen al rebufo del modelo territorial (Coalición Canaria, Foro por Asturias, Partido Aragonés Regionalista) o de fuerte tradición foralista (Unión del Pueblo Navarro) ha apremiado a los estrategas genoveses y a sus sectores más nostálgicos a intentar resucitar una segunda versión actualizada de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) que funcionó durante la II República y que acabó  apoyando a los militares golpistas de 1936.

Y es en este contexto de agobio y presión, donde Pablo Casado ha obtenido en unas elecciones generales los peores resultados de AP/PP desde 1977, lo que ha provocado un replanteamiento de sus políticas de pactos postelectorales tanto en el ámbito nacional, regional y local. Este movimiento, iniciado en la autonómicas andaluzas del 2018, ha servido de referente para replicarlo en varias CCAA y Ayuntamientos. Los resultados parciales están ya impresos. La fotografía final sin embargo tendrá que esperar algunas semanas.

Mientras llega ese momento hemos ido recopilando para nuestros lectores una selecta selección de los pactos más relevantes que los conservadores de Génova 13, auspiciados por las circunstancias y la necesidad, han ido firmando desde los primeros años 90 tras la refundación de AP en el PP y la consiguiente integración de sus dos aliados electorales minoritarios : PDP de Oscar Alzaga y los liberales de Esperanza Aguirre (UL y PL). Integración que no fue ajena el hecho de que estaban aún de cuerpo presente los acuerdos que en 1987 AP suscribió con el CDS que en la práctica pocos años después supuso la desaparición del Partido creado por Adolfo Suárez

Pero junto a estos acuerdos, la mayor parte por absorción e integración en las listas electorales de sus dirigentes (Jaime Mayor Oreja, Javier Arenas, Esperanza Aguirre, José María Álvarez del Manzano, Luis de Grandes, José Antonio Bermúdez de Castro, Tomás Burgos, José Ramón Pin Arboledas, Jaime Ignacio del Burgo, José Ignacio Wert, etc..) hay que añadir que Aznar, desde la recién estrenada presidencia del PP, intensifica y favorece la política de pactos tanto con partidos regionalistas y/o locales en Aragón, C. Valenciana, Canarias y Navarra como con los 2 grandes de la derecha nacionalista en País Vasco y Cataluña. La pertenencia del PP, PNV y Unió Democrática de Cataluña a la Internacional Demócrata Cristiana, sin duda, favorece este acercamiento. 

Son los momentos previos a las elecciones municipales y autonómicas de 1995 y las Generales de 1996. Son los tiempos donde se hablaba catalán en la intimidad, se suprimían los gobernadores civiles y el PP de Navarra se integraba de hecho en UPN. Los resultados en su conjunto le fueron muy bien a sus patrocinadores : 8 años de gobierno de Aznar.

Desde entonces han pasado 15 años y la situación de precario en que está instalado el inquilino de la planta 7ª de Génova 13 vuelve a provocar llamadas al orden. Nunca antes el PP ha estado tan débil. Acosado por los juicios y sentencias sobre corrupción, con unas finanzas a punto de quebrar, con la aparatosa escenografía mediática y electoral de Vox, dirigido por un ex militante del PP y el duelo al sol con Rivera, se encienden todas las luces de emergencia. A Casado se le acumulan los problemas dentro y fuera de su despacho. 

La primera prueba es Andalucía. Estamos en diciembre del 2018 y apenas lleva 6 meses en el cargo. A pesar de su implicación, el PP obtiene unos pésimos resultados electorales pero sabe que si pacta con Ciudadanos y Vox pueden obtener la Junta de Andalucía. Dicho y hecho. Las líneas rojas se difuminan y Juana Manuel Moreno es investido Presidente con el apoyo de Vox & Cs . Meses después ha sido ratificado para sacar adelante los presupuestos generales de esta CA

La segunda son las elecciones generales convocadas para el 28 de Abril. La perspectiva no es tampoco muy tranquilizadora. Intenta a la desesperada llegar acuerdos preelectorales con Ciudadanos y Vox en el Senado a sabiendas que si no lo hace podría suceder lo que se temía. Simultáneamente firma atropelladamente acuerdos con quien se deja : UPN y Foro Asturias y del mismo modo, llega a ofrecer a Vox su entrada en el gobierno si gana las elecciones. Los resultados electorales están a la vista : 66 diputados en el Congreso y un 16% de los votos frente a los 137 y 33% del 2015. En el Senado los resultados son igualmente desastrosos : 56 senadores frente a los 130 que tenían. 

Las consecuencias no se hacen esperar : reducción de ingresos por subvención de casi el 45%. Es decir 8.592.892,62 euros frente a los 19 millones de euros que recibió tras las generales del 2016. Por escaños la reducción es igualmente drástica dejando de ingresar 2,9 millones por la merma de 3,55 millones de sufragios en el Congreso con respecto al 2016, y otros 2,6 millones de euros por la pérdida de 8,1 millones de votos en el Senado. A este panorama se añade la no renovación de contratos por legislatura a decenas de personas de confianza en ambas Cámaras y en Génova 13.

Y la tercera y definitiva prueba se le viene encima un mes después con las elecciones europeas, autonómicas y locales del 26M. La lista para las europeas las tiene que cambiar de un día para otro tras la brusca salida de Ángel Garrido para integrarse en Ciudadanos. Las elecciones en 12 CCAA y locales en más de 8 mil municipios sabe que su suerte está unida a los acuerdos postelectorales. Está en juego su futuro y el del PP. Toda su esperanza reside en Madrid, que pasa por mantener el gobierno regional y recuperar el Ayuntamiento de la capital y consolidar los gobiernos de Castilla y León, Murcia y La Rioja. 

Tras conocerse los resultados el balance es igualmente pésimo : pierde 8 eurodiputados, pierde votos y escaños en las 4 CCAA donde gobernaba (Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja) y en el Ayuntamiento de Madrid obtiene los peores resultados desde 1987. Las líneas rojas para pactar desaparecen. Todo vale. De un día para otro, firman acuerdos indistintamente con Ciudadanos y Vox. 

De este modo, logran pactar las Presidencias de las Asambleas de estas 4 CCAA a cambio y como paso previo a los gobiernos regionales de coalición que vendrán después. Y finalmente con dosis de sainete también logran que el nuevo alcalde de Madrid sea José Luis Martínez Almeida

Hasta aquí el relato de pactos, alianzas y coaliciones. Aquí se pueden consultar. No están todos los que son pero acabarán estando. Seguiremos informando.