El Currículo Vitae de Cristina Cifuentes está repleto de saltos en el vacío. Hoy en rigurosa exclusiva eldiario.es informa que la actual presidenta de la Comunidad de Madrid y presidenta del PP madrileño fue ayudada a obtener un máster en Derecho Autonómico por la URCJ falsificando las notas.  Sobra decir que a falta de una explicación razonada y convincente por parte de las partes implicadas, en particular las que tiene que dar su principal protagonista, Cristina Cifuentes, su futuro resulta de los másincierto.

Pero para tener un perspectiva amplia y documentada sobre sus inquietudes universitarias es obligado subrayar que desde hace tiempo su curriculum académico y profesional se ha visto rodeado de polémicas de las que puntualmente hemos venido informando desde elplural.com y desde www.losgenoveses.net . Nos referimos en particular a las circunstancias que en el año 2001 rodearon su promoción profesional en la Universidad Complutense Madrid.  Vayamos a los hechos:

07 de abril 2001. El Boletín Oficial del Estado publica una convocatoria del Rectorado de la Universidad Complutense para cubrir 14 plazas "por el sistema de promoción interna y sistema general de acceso libre" como Técnicos de Gestión de la Universidad Complutense de Madrid (Grupo A), el máximo de la Administración. A esa convocatoria se presentó Cristina Cifuentes, ya que reunía las condiciones exigidas tras una década como funcionaria del Grupo B de la escala de Gestión Universitaria.

En el apartado 5 de las bases de la convocatoria se especificaba que “los miembros del Tribunal deberán abstenerse de intervenir, notificándolo al Rector de la Universidad, cuando concurran en ellos circunstancias de las previstas en el artículo 28.2 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (….)  Asimismo, los aspirantes podrán recusar a los miembros del Tribunal cuando concurran circunstancias previstas en la presente base”.

Para los mas despistados recordar que el citado art. 28.2 en su apartado C de la Ley 30 citada establecía que será motivo de abstención para cualquier miembro del Tribunal "tener amistad íntima o enemistad manifiesta con algunas de las personas mencionadas en el apartado anterior (algún interesado en la oposición)".

Por su parte, en el anexo IV de las bases de convocatoria se publicaba la composición del Tribunal.

05 noviembre 2001. El BOE publica la relación de aprobados tanto por promoción interna como por libre. Entre los primeros figura en el puesto número 9 de los 12 aprobados, Cristina Cifuentes.

Hasta aquí los datos contrastados y contrastables sobre el concurso-oposición que permitió a Cifuentes promocionarse al Grupo A.

Y ahora aquí os van los otros datos que no figuraban en la convocatoria y resultan claves para entender lo que realmente sucedió en torno a esas oposiciones.

En primer lugar, en todo el proceso de selección, Cristina Cifuentes era diputada del GPP en la Asamblea de Madrid. Para ser exactos venia siéndolo desde 1991. Y no era una diputada cualquiera. Había sido portavoz adjunta de los populares en el Parlamento regional, portavoz en Educación y secretaria de la Mesa de la Asamblea.

En segundo lugar, al menos, dos miembros del Tribunal que tenían que evaluarla eran íntimos amigos de la opositora. Amistad que se remonta a varios años atrás coincidiendo con su etapa como funcionaria del Grupo B. El primero, Dionisio Ramos Martínez que figura como presidente suplente del titular a la sazón el rector de la UCM, Rafael Puyol. Como es natural, en este tipo de oposiciones el rector no se implicaba con su presencia y actuaba por delegación su suplente. El segundo miembro del Tribunal que figura como vocal era José Francisco Otero Ferrero que además de ser compañero de promoción de las oposiciones que ambos aprobaron en 1990 mantenían una estrecha amistad con Dionisio Ramos del que fueron testigos de su boda celebrada en 1993.

En tercer lugar, tanto Dionisio Ramos como Francisco Otero, después de este episodio han conservado una estrecha relación con su amiga Cifuentes. El primero tras dejar la UCM y dedicarse a los negocios inmobiliarios ha mantenido relaciones con el marido de la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid mientras que el segundo, Francisco Otero, ha visto como su trayectoria profesional se ha visto reforzada con su nombramiento como gerente del Organismo Autónomo Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid cuyo decreto firma la propia Cifuentes el 22 de julio 2015. Es decir, apenas mes después de ser elegida presidenta de la CM.

Hasta aquí los datos y los hechos. Sabemos que en otros países por situaciones similares a las que hoy denuncia eldiario.es o en su momento elplural.com los afectados dimiten, voluntariamente o no. Al quite.