Este martes Elisa Díaz Alperi se ha sentado en el banquillo de los acusados del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana para responder de un posible delito de lesiones. La Fiscalía pide para ella un año y medio de cárcel por causar “sordera total” en el oído derecho a una ciudadana británica con la que acabó a tortas después de que los perros de ambas se peleasen en una protectora de animales de Orihuela de la que eran voluntarias.

Sexta diputada en el banquillo
Es la sexta diputada del Grupo Popular en Les Corts Valencianes, según recuerda el diario El País, que pasa por el banquillo. Anteriormente habían respondido ante la justicia el expresidente Francisco Camps, el ex número dos del PP regional Ricardo Costa, el actual portavoz parlamentario Jorge Bellver, el exconsejero Rafael Blasco, y el antiguo alcalde de Torrevieja Pedro Ángel Hernández Mateo, todos ellos acusados de corrupción.

Está previsto que el juicio empiece este martes con las declaraciones de las dos acusadas y termine el miércoles con el interrogatorio a los peritos. La defensa de Alperi pretende demostrar que la víctima ya padecía la dolencia con anterioridad.

La Fiscalía, además de la petición de cárcel por la "pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal", recogido en el artículo 149.1 del Código Penal, reclama que la diputada sea inhabilitada para presentarse a las elecciones durante el tiempo de condena, lo que podría impedir que Elisa Díaz Alperi se presente en las próximas elecciones autonómicas.

La diputada ha negado en el juicio haber agredido a la otra mujer. Según su versión sólo le puso la mano delante de la boca para evitar que la escupiera. "No la toqué en ningún momento", ha asegurado.

¿Pagó Ortiz su apartamento?
No es la única causa pendiente de Elisa. La Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, en el marco de la investigación del caso Brugal, constata que el constructor Enrique Ortiz pagó sobornos por cerca de 174.000 euros a su padre, el exalcalde de Alicante Luis Díaz Alperi, para “compensar el precio pagado” por Elisa por un apartamento en Alicante.

Ella lo negó categóricamente entre lágrimas la semana pasada. Preguntada por los periodistas por los supuestos pagos de Ortiz a su padre, defendió que eran una "familia normal" y que se pagaba su hipoteca "como cualquier persona".

La diputada que compraba en Mango Outlet
"Dónde está ese dinero, que me digan dónde está. Vamos a ver, que mi familia y yo somos personas normales. Sólo tienen que vernos. Yo no me considero de clase alta. Yo soy normal", ha afirmado. Y para demostrarlo, subrayó en referencia a la ropa que llevaba: "Esto me lo he comprado en Mango Outlet y esto lo llevo más de diez años. El bolso es de Mango y en rebajas. No soy de las que va gastando por ahí lo que no tengo. Es que no es cierto".