En su moción parlamentaria, el PSdG pretendía que el Parlamento gallego instara a la Xunta "a promover y apoyar las actuaciones para permitir que el sistema impositivo garantice la prestación de los servicios públicos básicos y promueva una justa distribución de la renta y la riqueza", así como a rechazar el "copago en la prestación de servicios públicos básicos, en concreto en la sanidad y la educación". La moción incluía un último punto para cerrar la puerta al "modelo de financiación público-privado y el copago para la prestación de servicios públicos básicos", incluido como recoge El País en una orden de marzo de la Consellería de Facenda .

El PP iniste en que "el copago no está previsto"
Aunque el BNG apoyó la moción socialista, la mayoría del PP la acabó tumbando. El diputado Miguel Santalices, responsable del área de Sanidad del PP, habló para insistir en que "el copago no está previsto en el tema sanitario", pero no respondió a la pregunta de la socialista María José Caride de cual era entonces la razón de que no secundaran el texto. Caride alertó de las fórmulas de colaboración público-privada que ya se han puesto en marcha en los hospitales de Vigo y Pontevedra y en 20 centros de salud.

Ahora no preocupan los coches oficiales
En la misma sesión parlamentaria los populares también rechazaron otra iniciativa en la que el PSdeG pediía reducir de 157 a 30 los coches oficiales del Gobierno gallego. El rechazo a la reducción de los coches oficiales de la Xunta por parte del PP resulta sorprendente después de que este partido basara el grueso de su campaña electoral en denunciar que el expresidente socialista Touriño había despilfarrado con su coche oficial, un Audi blindado, y de que Feijóo anunciara a bombo y platillo que iba a venderlo dando por hecho que se perdería dinero.