La 'foto de la traición' de Cospedal



Lo cierto es que es difícil entender que la cuenca cedente del alto Tajo, esto es, los pantanos de Entrepeñas y Buendía, estén al 15 por ciento de su capacidad, mientras que la cuenca receptora, es decir, los embalses del río Segura, cuenten en la actualidad con un 45% de agua. ¿Por qué, entonces, el Gobierno de Mariano Rajoy autorizaba este viernes un nuevo trasvase de 15 hectómetros cúbicos del río Tajo al Segura, como recoge el BOE (ver documento).  Para el PSOE solo hay una explicación lógica: “La venganza del presidente del Gobierno con Castilla-La Mancha por la decisión de sus ciudadanos de retirar su apoyo a la secretaria general en las elecciones del pasado 24-M”, perdiendo así el control de una de las comunidades de vital importancia para la estrategia electoral del PP.

Rebaja de 5 hm3 gracias a las presiones de Page
Y es que la situación de los embalses cabecera del Tajo canta tanto, que ni siquiera Rajoy ha sido capaz de autorizar los 20 hectómetros cúbicos previstos desde el inicio de agosto. Y no ha sido capaz, ya no solo por la paupérrima situación de Entrepeñas y Buendía, que almacenan en la actualidad, incluidos lodos y otros organismos, escasos 365 Hm3, sino por las presiones del presidente del Gobierno castellano-manchego, el socialista Emiliano García-Page, que en repetidas ocasiones ha dicho que lo que quiere su región “es el agua y no el dinero”. En una entrevista en Onda Cero, García-Page recordaba a Rajoy que este verano el río Tajo “está casi muerto”, añadiendo que “habría que verlo a su paso por Toledo y Talavera de la Reina, donde se podría pasar andando”, al mismo tiempo que subrayaba que “pasa más agua por el propio canal del trasvase que por el cauce del río natural”. El presidente socialista abogaba porque se plantee el debate sobre el Tajo porque lo “que no vale para Aragón no vale para Castilla-La Mancha”. “Pido agua para todos, pero también para Castilla-La Mancha".

Deportistas hacen pie en el Tajo a su paso por Talavera



De seguir así no habrá agua para nadie
De ahí que no se hable de “guerra del agua”, sino de tratamiento vejatorio por parte del Gobierno del PP. En este sentido, la portavoz del PSOE en Castilla-La Mancha, Cristina Maestre, asegura en declaraciones a ELPLURAL.COM que con la aprobación del nuevo trasvase se pone de manifiesto que Rajoy “se está ensañando contra nuestra región y está tratando a los castellano-manchegos como ciudadanos de segunda categoría”. Es la única conclusión que se puede sacar, argumentó, ante la estampa “insultante” que presentan los embalses de cabecera, que están peor que nunca, o cuando hay municipios de la zona que están teniendo que ser abastecidos con camiones cisterna o cuando el canal del trasvase lleva más agua que el propio río. Igualmente, Maestre califica de “desolador” que los dirigentes del PP estén justificando este nuevo trasvase cuando es claramente injusto para Castilla-La Mancha. “No hay excusas y más cuando no se está cumpliendo la ley y se está demostrando que Cospedal y el Gobierno de Rajoy nos engañaron aprobando una normativa a todas luces injusta para nuestra región”, sentenciaba.

El PP, encantado con el nuevo trasvase
Y razón no le falta a la portavoz socialista, ya que este viernes, justo en el día en que el BOE recogía la autorización de esta nueva derivación de agua, el portavoz adjunto en el Congreso y diputado por Toledo (que es “lo más doloroso”, dice un líder del PSOE), Agustín Conde, se ha mostrado de acuerdo con el trasvase de 15 hectómetros cúbicos del Tajo al Segura, "tal y como marca la Ley”, y ha asegurado que es "falso" que esta decisión sea una "venganza política", convirtiéndose así en el único portavoz político, incluidas todas las formaciones, que aprueba el expolio del Tajo. Y todo por justificar la “vendida” del río que hizo Cospedal a sus compañeros murcianos y valencianos a “condición de mantener su poder dentro del PP”, como denuncia el PSOE.