Mariano Rajoy ha empezado su discurso echando mano de titulares de la prensa internacional de hace un año que hacían referencia a la difícil situación económica para demostrar lo mal que estaba el país y lo bien que marcha ahora, pero no ha tenido en cuenta el presidente que entonces ya estaba él al mando. “Sin ningún tipo de triunfalismo ni autocomplacencia”, ha dicho Rajoy que ha venido al Debate sobre el Estado de la Nación, pero no ha hecho otra cosa al comienzo de su discurso que vanagloriarse de los éxitos que, según él, han tenido sus políticas.

Sorpasso español
“La crisis se desvanece”, hay “signos de esperanza”, “rayo español de esperanza”, “España emerge”, “el sorpasso español”, “España desconcierta a los analfabetos financieros”, “el crecimiento de España anima a Europa”, han sido algunas de las frases que ha enumerado Rajoy a partir de titulares de medios extranjeros, a los que no ha citado por su nombre, y que, según ha asegurado, alaban sus medidas, cuando antes veían a España “al borde del abismo”.

Menos paro, más afiliados a la Seguridad Social
El presidente del Gobierno ha afirmado que en diciembre pasado el paro se ha reducido respecto al año anterior, y que este enero hubo 17.000 cotizantes más en la Seguridad Social. Ha asegurado que se ha alcanzado "un récord histórico" en las exportaciones y el sector turístico. “La inversión extranjera ha regresado con fuerza y la prima de riesgo se ha reducido a menos de la tercera parte desde su máximo”, ha añadido Rajoy.

"Hemos atravesado con éxito el Cabo de Hornos"
El jefe del Gobierno ha reducido en frases grandilocuentes lo que en su opinión “ha cambiado el panorama español en los últimos 12 meses: cambio de tendencia, cambio de rumbo,  del retroceso al avance, de la caída a la recuperación”. Hemos atravesado, con éxito, ha resumido el presidente,  “el Cabo de Hornos”.

Gritos desde la oposición
Los gritos en la oposición se han escuchado en varios momentos de la intervención del presidente, como cuando dijo que no caería en el “triunfalismo” y la “autocomplacencia”, o cuando aseguró que “se ha protegido a los consumidores y a las pymes con la reforma eléctrica”.

Rajoy adelanta medidas de su reforma tributaria
Rajoy ha adelantado algunas medidas que serán incluidas en la reforma tributaria que deberá estar lista antes del verano. Entre estas medidas, promete “aliviar la carga fiscal en el IRPF para las rentas bajas y medias que beneficiará a 12 millones de contribuyentes", a partir de 2015, el año de las elecciones generales; no pagarán IRPF los que ganen menos de 12.000 euros anuales. Además, según ha anunciado, "se elevarán los mínimos personales por hijos y lo mismo sobre los ascendientes con incapacidad que convivan con el contribuyente".

Tarifa plana de 100 euros para contrataciones indefinidas
El presidente anuncia una "tarifa plana de cotización a la Seguridad Social" para la contratación indefinida, que será "de 100 euros" durante los primeros 24 meses. El empresario deberá mantener el contrato al empleado durante tres años, de lo contrario tendrá que reintegrar los beneficios aplicados. Antes del verano se activará "la colaboración con agencias privadas de colocación", en las que el Gobierno pone sus esperanzas para potenciar la creación de puestos de trabajo.

Lucha contra la corrupción, sin mención al caso Bárcenas
Rajoy ha prometido combatir la corrupción, con la sombra del caso Bárcenas planeando sobre la bancada popular, y ha considerado necesario incluir en el Código Penal nuevos delitos relacionados con la corrupción, entre éstos,  la financiación ilegal de los partidos políticos. También ha apostado por una mayor agilidad en la actuación de la Justicia para que llegue "a tiempo",  "ni una condena anticipada ni una forma de impunidad".

"La corrupción -ha añadido el presidente- no ataca a ningún partido en especial". El comentario ha provocado un murmullo en los escaños de la oposición.

Cataluña, una de cal y otra de arena
Mariano Rajoy ha asegurado que siempre ha defendido "el diálogo" respecto a Cataluña, aunque muchos le reprochen precisamente lo contrario. El presidente del Gobierno ha querido "dejar clara" su posición: "España es un Estado de Derecho, y lo que nos gobierna a todos es la ley. A este Gobierno le precoupa la  suerte de todos los que viven allí y que se arriesgue su futuro. Los españoles no hemos conocido otra condición que la unidad. Ni queremos ni nos conviene quebrarla. Recuerdo que la Constitución puede ser reformada, pero esto es un Estado de derecho. Y lo debemos defender, como la ley".

"El referéndum no se puede celebrar"
"Estamos sometidos a la Constitución y a las leyes. Según esas leyes, esl conjunto del pueblo es el que tiene la capacidad de decidir lo que sea España, por tanto, nadie unilateralmente puede privar al conjunto del pueblo español de su derecho a decidir sobre su futuro. Ni el Gobierno que presido, ni ningún otro poder del Estado y ni siquiera esta Cámara. Ese referéndum no se puede celebrar, no es legal. Mi obligación como presidente del Gobierno es cumplir la ley y hacerla cumplir, ha insistido Rajoy.