Este miércoles por la tarde, José Antonio Pérez Tapias remitió una carta "a la Coordinadora Federal de Izquierda Socialista" y a "los miembros de Izquierda Socialista en el Comité Federal del PSOE" que sorprendió a sus receptores. En ellas, el líder de la corriente, que tomó gran notoriedad durante las pasadas primarias a la secretaría general socialista, anunciaba que "he tomado la decisión de presentar mi dimisión como portavoz de IS".

Izquierda Socialista en un "momento especialmente dañino"
En la carta, la razón principal para esta dimisión se deja clara: "Durante meses -escribe Tapias- he intentado mediar entre posiciones muy enfrentadas que se han ido consolidando entre nosotros. El resultado, por decirlo de forma comedida, está lejos de ser satisfactorio". En el resto de la carta, lo que viene a hacer Tapias es un comentario, más que un análisis en sí, en el que habla de la situación que vive Izquierda Socialista, "un momento como no se había vivido antes, especialmente dañino para la corriente y para muchas personas pertenecientes a ella".

José Antonio Perez Tapias José Antonio Perez Tapias reconoce que ha sido incapaz de poner fin a la división en Izquierda Socialista



En resumen, Tapias dice tirar la toalla incapaz de poner paz en el seno de la corriente, tradicional 'pepito grillo' del PSOE ¿En qué han consistido esos enfrentamientos y quienes se sitúan en cada bando? Según ha sabido ELPLURAL.COM, las dos partes enfrentadas, de forma general, serían la corriente en Madrid, encabezada por José Antonio Barrio, y otras de otras comunidades, que encabeza el valenciano Viçent Garcés, y cuyo rostro más conocido, posiblemente, sea el de la dirigente de la corriente en Castilla-La Mancha, Beatriz Talegón.

El inicio de una ruptura
Los hechos son estos. Después de los buenos resultados que, objetivamente, obtuvo en las primarias la corriente, encabezada por Tapias, Izquierda Socialista acudió al Congreso del pasado mes de julio con una fuerza aparentemente renovada. Pero que se demostró de inmediato un espejismo. En el mismo Congreso en el que se elegía a Pedro Sánchez, Izquierda Socialista comenzaba a vivir la quiebra que ahora se ha convertido en crisis cuyo fin no es fácil prever.

En ese Congreso, ante la presencia de un par de delegados, uno de Canarias y otro el alcalde de Parla, José María Fraile, imputados por la justicia, un grupo de representantes de IS pidieron que el grupo firmara una carta dirigida a la presidenta del Congreso, Susana Díaz, exigiendo su exclusión como compromisarios. Talegón, en su Twitter, denunció la presencia de estos compromisarios. Este movimiento provocó la reacción de rechazo inmediata por parte de la corriente, básicamente en Madrid, que consideraron que la carta contra el alcalde de Parla no podía interpretarse sino como un ataque frontal a Tomás Gómez, con quien Pérez Tapias había establecido una muy buena relación antes y durante la campaña de primarias, aunque Gómez apoyó claramente a Pedro Sánchez. La carta al final no se presentó por imposición del dirigente madrileño de Izquierda Socialista, José Antonio Barrio, que al día siguiente, firmada también por otros dirigentes del grupo, como la exministra Matilde Fernández, hizo pública una carta en apoyo de Fraile y contra quienes habían propuesto la exclusión del alcalde de Parla.

Pérez Tapias, Beatriz Talegón y Tomás Gómez Pérez Tapias, Beatriz Talegón y Tomás Gómez, protagonistas con diversas responsabilidades en esta crisis en IS



Enfrentamiento y ruptura del binomio  Tapias-Talegón
Desde entonces, la herida entre los dos grupos ha ido creciendo, y a menudo ha llegado a saltar al público. Muy manifiesto ha sido, por ejemplo, el distanciamiento entre Tapias y Talegón, como les contamos en ELPLURAL.COM, que durante la campaña se mostró especialmente activa en su favor hasta el punto de convertirse en una de sus grandes promotoras. El estallido de la operación Púnica, que acabó con la forzada dimisión del alcalde de Parla no ha ayudado, precisamente, a acabar con los reproches entre las dos facciones.

Una vez más, los dos grupos de Izquierda Socialista se vieron enfrentados en la sucesión en la alcaldía. Quien al final ha sido elegida, Beatriz Arceredillo, que es miembro de la corriente, se ha quejado tanto de las presiones que recibió por parte de 'la gente de Tomás Gómez', como de la falta de defensa de quienes son sus compañeros de IS de Madrid liderados por Barrio, que también, al parecer, le pidieron que renunciara a ser candidata a la alcaldía, aunque por su puesto en las listas le correspondía.

El último esfuerzo de Tapias
En los últimos días un nuevo hecho vino a echar más leña al fuego. Nos referimos a la presencia de Pérez Tapias en la asamblea de Podemos el pasado fin de semana, y que fue interpretada como un apoyo al grupo de Pablo Iglesias. Tapias acudió a esa asamblea, según se nos dice, sin consultar al resto de la dirección del partido, lo que provocó una nueva oleada de protestas.

Este martes, según hemos sabido, Tapias estuvo realizando una última ronda de llamadas con los máximos representantes de Izquierda Socialista, teóricamente para preparar la reunión que mantienen el próximo sábado. El resultado de estas conversaciones, sin embargo, debió de resultarle lo suficientemente descorazonador como para acabar por dimitir a través de la carta referida. Tapias en ella anuncia su renuncia a ser portavoz, pero no a su pertenencia al grupo, ni al puesto que ocupa, como uno de sus representantes en el Comité Federal del PSOE.