Los duques de Palma en su coche. EFE/Archivo



Hacienda ha emitido al juez José Castro el informe que esperaba sobre la sociedad Aizoon, que comparten en propiedad los duques de Palma. Según el análisis, de 192 páginas, la entidad defraudó 281.109 euros en el Impuesto de Sociedades entre 2007 y 2010, pero no habría cometido delito fiscal, ya que las cuotas defraudadas en cada ejercicio no alcanzan el límite de 120.000 euros.

Los inspectores no quisieron firmar el informe
El informe, que según desvela El Mundo fue firmado por el jefe de Delegación de Hacienda en Barcelona por la negativa de los inspectores a secundarlo, servirá al juez Castro para determinar ahora si la infanta Cristina es también responsable de las irregularidades cometidas en Aizoon, como propietaria en un 50% de la empresa.

El dinero defraudado
Hacienda establece que Aizoon defraudó 99.787 euros en 2007, 91.101 euros en 2008, 71.073 en 2009, y 19.148 euros en 2010. En ninguno de esos ejercicios se sobrepasó la barrera de los 120.000 euros, que está fijada como delito fiscal. En los años anteriores, en cambio, el fraude cometido por los duques de Palma sí superó la cifra prohibida, pero para suerte del matrimonio son años declarados prescritos.

Urdangarin cobró hasta 700.000 euros  y nadie sabe lo que hacía
En el informe de la Agencia Tributaria se detalla los cobros de hasta 700.000 euros percibidos por Iñaki Urdangarin como consejero, asesor o consultor de grandes firmas internacionales, a pesar de que, según explican los inspectores, “en ningún caso constan resultados documentales de la actividad desplegada”.

Empresas como Mixta África, Motorpress, Lagardère, Havas Sports, Perdon Ricard, Seeliger y Conde, Altadis y Aceros Bergara pagaban a Urdangarin alrededor de 200.000 euros anuales, pero no han podido justificar con documentos en qué consistía las labores del duque de Palma.

El juez tuvo que reclamar el informe por su tardanza
El informe de Hacienda llega después de que el juez Castro tuviera que reclamar el análisis, ayer, en una providencia a la Agencia Tributaria y al grupo policial de Delincuencia Económica, por el retraso en sus conclusiones.

La posible imputación de la infanta
El juez analiza los indicios que pudieran apuntar a un delito de blanqueo de capitales por parte de la infanta Cristina como colaboradora necesaria en los manejos de la empresa Aizoon, a través de la que se desvió los fondos públicos conseguidos por el duque de Palma con sus contratos con la Administración, especialmente, con la Generalitat valenciana y el Govern balear.

Hacienda ha concluido en otros informes que los duques de Palma cargaron a Aizoon múltiples gastos personales como si se tratara de gastos de empresa. Castro pudiera volver a imputar a la hija del Rey, como ya hizo en la primavera pasada.