“No inventamos el que no han podido ingresar pacientes en situación agónica y han fallecido en los boxes de Urgencias (casos mínimos), a pesar de que los profesionales han hecho todos los cambios posibles en las diferentes plantas para que esto nunca ocurriera y en otros casos no se ha podido separar a estas personas y dejarlas solas en una habitación teniendo que compartir sus últimos momentos con familiares y enfermos que estaban en fase de recuperación”. Este párrafo corresponde al comunicado leído el 1 de octubre por la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública en Cuenca en su habitual concentración de los martes para protestar por los salvajes recortes que lleva a cabo el Gobierno que preside la neocon María Dolores Cospedal.

Activistas perseguidos y sancionados
“¡Los conquenses nos queremos recuperar de nuestras enfermedades con dignidad! ¡Los conquenses queremos morir con dignidad!” Con este preocupante llamamiento concluía la Plataforma su comunicado, muchos de sus miembros perseguidos, sancionados y coaccionados por la Administración del Estado en un intento de persuadirles para que depongan su posición crítica, pero que lejos de conseguir sus objetivos recordaban el martes que: “Ayer (por el lunes) nuestro hospital (Virgen de la Luz) se encontraba una vez más hasta la bandera y en el transcurso de la mañana se realizaron contratos para enfermería y otros para auxiliar de enfermería para poder abrir la mitad de una de las plantas que se encontraban cerradas (la séptima)”, lo que demuestra la improvisación que la gerencia del centro sanitario aplica día a día.

Habitaciones a tres bandas; con tres enfermos
La Plataforma añora tiempos pasados, “cuando se intentaba, siempre que la presión asistencial lo permitía, que los enfermos en situaciones muy delicadas o en sus últimos días/ horas de vida permanecieran en habitaciones individuales”, añaden, “de esa asistencia, hemos pasado a tener hasta tres pacientes por habitación, y ahora es muy difícil para el personal poder tener un mínimo detalle hacía estos enfermos y sus familias a los que siempre se intentaba simplemente dar un trato de dignidad”. No solo eso, ELPLURAL.COM ha podido conocer, por denuncias presentadas por pacientes, que dicho e insalubre hacinamiento llevaba a compartir habitación con otros tres enfermos aquejados cada uno de ellos de patologías distintas (oncológicos con coronarios, o hepáticos con herniados…).

Hacinamiento de enfermos en Cuenca Hacinamiento de enfermos en Cuenca



Menos para Sanidad, más para la Iglesia
La indignación de la Plataforma, que pide la complicidad de la sociedad conquense, no siempre dispuesta a seguir a estos incansables activistas, les lleva a denunciar y a oponerse a que “los presupuestos destinados para el próximo año desciendan un 35,6% respecto al año anterior, lo que representa la mayor caída de todos los departamentos, mientras que nadie puede entender que estén recortándonos la salud y las partidas para la Iglesia no hayan sufrido ningún cambio”, concluyen.

Un 190% más para los altos cargos
La obsesión del déficit, que tiene perturbada a María Dolores Cospedal, no se aplica en todos los apartados de la Administración autonómica de la misma forma. Así, al menos, lo entiende el PSOE de Castilla-La Mancha, que en declaraciones de su portavoz, Cristina Maestre, señala que: “Cospedal sube un 190 por ciento el dinero para pagar a sus altos cargos y asesores mientras despide a miles de profesores y médicos, les baja el sueldo a los empleados públicos y recorta en Sanidad y Educación”. (Ver tabla comparativa).

Vergüenza por los recortes
Las fundadas denuncias de los socialistas, aportando documentos del propio Gobierno regional del PP, “producen vergüenza e indignación al comprobar cómo la única partida que sube, además de la de la deuda, es la de altos cargos y asesores del Gobierno”, agrega Maestre, “la austeridad de Cospedal es para los diputados del PSOE y los trabajadores, no para los políticos del PP y del Gobierno de Castilla-La Mancha”, como lo prueba que haya “recortado 3.000 millones en Educación, Sanidad y Servicios Sociales y un 75 por ciento en políticas de empleo mientras multiplica el gasto el altos cargos y asesores”, dice Maestre, al mismo tiempo que recuerda que el Gobierno castellano-manchego ha dejado tirada a la Universidad, cuyo rector, según la portavoz socialista, ha acusado al Gobierno de Cospedal de ser un “Gobierno mentiroso y que incumple”.