La Comunidad de Madrid ha confirmado que finalmente sacrificará al perro de la mujer contagiada de ébola. Su esposa, Javier L. R., había iniciado hoy una campaña para pedir a través de las redes sociales ayuda para evitar la muerte de su mascota, Excalibur. Felipe Vilas, presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid, ha asegurado que “no podemos arriesgarnos”, en declaraciones a El País.

Ha sido su opinión la que ha llevado a la Comunidad de Madrid ha decidir finalmente sacrificar al perro de la enfermera contagiada de ébola. Vilas reconoce que hay pocos estudios sobre la relación entre el ébola y los perros, pero que los existentes pruebas que en zonas que han sufrido un brote, un número de animales “no desdeñable” presenta niveles de anticuerpos elevados, lo que supone que han tenido contacto con el virus, aunque no se ha demostrado la transmisión animal-hombre, pero tampoco se descarta que un perro con el virus pueda contagiarlo.

"Lo lógico es eliminarlo"
"Es una medida más que justificada, por dura que pueda parecer. Aquí tiene que primar el factor de protección de la población", dice Vilas. "Por mínimo que sea el riesgo, lo lógico es eliminarlo", señala el presidente de los veterinarios madrileños. La Comunidad de Madrid ha confirmado ya que ha pedido autorización a los dueños del animal para sacrificarlo. Pero si no la consiguen, Vilas lo tiene clara: se pedirá permiso al juez, lo que puede tardar días. "El perro está en la casa, y la casa está cerrada. Tiene agua y comida, así que no pasa nada porque esté allí dos o tres días", afirma Vilas.

Entrevista con el marido
Ha sido el marido de la enfermera contagiada de ébola, pese a estar en aislamiento, quien primero ha alertado de la situación, en una entrevista al diario El Mundo en la que asegura que su mujer “hizo todo lo que la dijeron” y que en ningún momento refirió ninguna preocupación sobre que hubiera podido enfermarse. Además, Javier Limón –identidad del marido- ha asegurado que la Comunidad de Madrid le ha llamado para exigirle el acceso a su casa para sacrificar al perro de la familia. "Nos ofrecieron llevarle a una clínica, para que estuviera bien atendido y en observación, para hacerle analíticas y seguir el protocolo, pero en principio no hay contagio de personas a animales ni de animales a personas...” comenta J.

“Sacrificar al perro sí o sí”
Limón ha explicado cómo ha sido el contacto con la Comunidad. “Y ahora me llama este Zarco (Julio Zarco, director general de Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid) y me dice que hay que sacrificar el perro sí o sí, que si le doy mi autorización. Y le he dicho: 'Mi autorización no la tienes'", explica airado.

“Con un besito le sacrifican”
"Y me han dicho que si no les doy mi autorización, van a pedir una orden judicial y van a entrar en casa por la fuerza para sacrificar al perro. Ayer no me dijeron eso. Me ha querido comer la oreja, que yo les dejara las llaves de casa y con un besito le sacrifican. Entonces qué hacemos, ¿que a mí me sacrifiquen también? Como no saben si lo tengo o no, que me sacrifiquen a mí también, ¿no?", añade J.
“Se queda en el sitio”

"El perro no tiene problema, tiene toda la casa para él, la terraza abierta para que haga sus necesidades... Se puede cagar por la casa, tiene 15 kilos de pienso, tiene agua... Como si pasa 20 días solo. Se porta bien, no molesta... Y mi mujer no sabe nada, pero ella, que es la paciente, la que tiene el ébola, le dices eso y se queda en el sitio", concluye.

Debate y participa con tu voto y tus argumentos: