El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha anunciado que hará una auditoría en los cuatro primeros meses de su mandato para estudiar si se pueden renegociar aspectos de la privatización de la sanidad que hayan sido “lesivos para el interés general”. Gabilondo ha dicho con claridad que está radicalmente contra las fórmulas de privatización de la Sanidad. Mientras, su contrincante por el PP, Cristina Cifuentes, inmersa en los dimes y diretes con Esperanza Aguirre, a pesar de sus ‘coqueteos sociales’, termina defendiendo ‘más de lo mismo’.

La lupa sobre los contratos
En un desayuno informativo de Fórum Europa, Gabilondo ha dicho que si es presidente autonómico, exigirá “el cumplimiento estricto de los contratos para garantizar los derechos de los pacientes y el interés público".

Cifuentes "no revertirá nada"
Sobre el tema sanitario, la candidata del PP, Cristina Cifuentes, anunció a bombo y platillo, que incluiría “en el Servicio Público de Salud Madrileño” (Sermas) a los seis hospitales que intentó privatizar Ignacio González, y que convertiría a 5.000 trabajadores sanitarios eventuales de esos centros en interinos. Lo hizo al calor de una reunión en el Colegio de Médicos, pero la promesa no duró mucho, porque desde la Comunidad de Madrid le recordaron a Cifuentes que esos hospitales ya forman parte de la red pública, o sea, del Sermas. Como desde el entorno de Aguirre las críticas a la exdelegada del Gobierno no tardaron en llegar, el equipo de Cifuentes se encargó de aclarar que la candidata no se planteaba “revertir nada”.



Aumento de la Renta de Inserción
Gabilondo también ha anunciado que incrementará la Renta Mínima de Inserción hasta el 90% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). "Es difícil no sentir dolor por los que se encuentran en necesidad y no tienen ningún recurso, así que sé que no verán mal que dotemos presupuestariamente esta Renta Mínima para que alcance los 480 euros", ha explicado el exministro, a favor de restaurar el Servicio de Empleo Regional, casi desmantelado en estos años.

10.000 nuevas plazas de Educación Infantil y 25.000 de FP
El candidato socialista, que ha asegurado que “viene” para “cambiar Madrid, para cambiar la política y la forma de hacer política en Madrid", ha defendido los servicios públicos, como la Sanidad o la Educación, como “la garantía de la justicia y la equidad”. Eso sí, ha añadido que "para la propia supervivencia del sistema es fundamental que mantengamos la exigencia de calidad, y no podemos permitir que la red asistencial pública se deteriore".

Ángel Gabilondo se ha comprometido, además, a crear 10.000 nuevas plazas de Educación Infantil, porque para garantizar la equidad la escolarización en la etapa de 0 a 6 años es vital porque permite detectar de forma temprana las necesidades especiales; también, otras 25.000 plazas de Formación Profesional.

Reducirá las tasas universitarias
El exministro de Educación ha anunciado que eliminará las tasas de la FP y que reducirá las tasas universitarias de forma paulatina hasta volver a los precios de 2010.

Gabilondo ha asegurado que no se quedará de brazos cruzados frente a los desahucios, y por lo que activará un servicio de información y mediación hipotecaria, y potenciará los servicios sociales para que den "soporte político y social que ayuden a afrontar esa situación" a quien la padezca.

Las clases medias no soportarán más presión fiscal
En cuanto a los impuestos, Gabilondo ha rechazado que sean las clases medias las que soporten más presión fiscal. "Sin embargo, en Madrid hay 14.000 personas que tienen más de 5 millones de euros de patrimonio y ahí voy a pedir un esfuerzo", ha advertido.

Felipe González y Zapatero arropan a Gabilondo
El exministro de Educación ha estado arropado por los expresidentes del Gobierno, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero; la exministra Elena Salgado; la presidenta del PSOE, Micaela Navarro, la exministra Elena Salgado, el candidato a la Alcaldía de Madrid, Antonio Miguel Carmona, y el secretario general de UGT, Cándido Méndez.