Los Príncipes de Asturias, la Reina y la Infanta Elena brindan durante la recepción a autoridades institucionales y representantes de la sociedad española que se celebra en el Palacio Real con motivo del día de la Fiesta Nacional. EFE Los Príncipes de Asturias, la Reina y la Infanta Elena brindan durante la recepción a autoridades institucionales y representantes de la sociedad española que se celebra en el Palacio Real con motivo del día de la Fiesta Nacional. EFE



José María Aznar ha asistido este año, por primera vez desde 2004, a la tradicional recepción en el Palacio Real con motivo del 12 de Octubre. Su aparición ha despertado interés entre los periodistas, quienes en los corrillos posteriores a los actos le han preguntado por qué después de tantos años ha asistido a la celebración. En un tono "solemne y pomposo", según describe la SER, el expresidente del Gobierno ha respondido que España atraviesa un momento "de extrema gravedad".

Aznar ha reiterado su mensaje palabra por palabra
"Yo estoy aquí para defender la democracia, la unidad nacional y la monarquía constitucional", ha contestado Aznar, que ha reiterado palabra por palabra su frase cuando algunos periodistas a su alrededor, que no habían alcanzado a escucharle, han insistido en su pregunta.

El Príncipe ha llamado a "celebrar lo que nos une"
Alrededor de mil invitados acudieron a la recepción en el Palacio Real, que por primera vez ha presidido la Reina en ausencia del Rey, y acompada de los Príncipes de Asturias y la Infanta Elena.

Entre los invitados, el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, que preguntado en el encuentro informal con los medios ha calificado de "una innovación afortunada" el discurso del Príncipe, que ha llamado a todos los españoles a celebrar hoy "lo que nos une". También han estado una decena de presidentes autonómicos: Ignacio González, por Madrid; Luisa Fernanda Rudi (Aragón); Susana Díaz (Andalucía); Juan Vicente Herrera (Castilla y León); Alberto Núñez Feijóo (Galicia); Ignacio Diego (Cantabria); Yolanda Barcina (Navarra) y José Antonio Monago (Extremadura). No se vio en cambio a la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que, en cambio,  sí acudió al desfile militar. Entre los ausentes,  Iñigo Urkullu (País Vasco) y Artur Mas (Cataluña).

El 12-O en Barcelona
Este sábado, Barcelona ha estado en el centro de la información.  Miles de personas se han manifestado allí bajo el lema "Somos Cataluña, somos España", una concentración a la que se han sumado el PP y Ciutadans; mientras movimientos ultraderechistas han realizado su propia manifestación.

Sáenz de Santamaría cree que Mas debe tomar nota
Durante la recepción ningún miembro del Gobierno quiso referirse al tema de  Cataluña, a excepción de  la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, que afirmó en su charla con periodistas que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, debería extraer algunas lecciones de la manifestación de hoy en Barcelona, en la que miles de personas se reivindicaron como catalanes y españoles.

Como viene ocurriendo en los últimos años, la línea de saludos a los invitados por parte de la Familia Real se restringió a unas 70 personas, los representantes de los poderes del Estado y sus respectivos acompañantes.

Por la sala Gasparini desfilaron ante la Reina (primera en la línea de saludos), Príncipes e Infanta Elena el presidente del Gobierno; los presidentes de las Cortes, los del Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional, los miembros del Ejecutivo, el Nuncio de la Santa Sede como decano del cuerpo diplomático, los presidentes autonómicos, Aznar, Rubalcaba, los miembros de la Mesa y portavoces parlamentarios en el Congreso y el Senado, la alcaldesa de Madrid, y los presidentes del Consejo de Estado, del Tribunal de Cuentas y el fiscal general del Estado.