El juez instructor del caso Nóos, José Castro / EFE-Archivo El juez instructor del caso Nóos, José Castro / EFE-Archivo



Mientras Cristóbal Montoro con la ayuda del director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, próximo a Zarzuela, dan por válidas facturas irregulares para salvar a la infanta Cristina de delitos fiscales, el  juez José Castro sigue adelante con su instrucción y ha dictado una providencia en la que da de plazo cinco días a las partes para que se pronuncien sobre la pertinencia de citar o no como imputada a la hija del Rey, tras haber recibido la documentación que le faltaba sobre el papel de la infanta en la operativa de la empresa Aizoon que ésta comparte con su marido.

Manos Limpias pedirá que la infanta declare
El juez recibió este domingo el último informe que quedaba pendiente acerca de las actividades económicas de la hija del Rey, las conclusiones de la Policía Judicial sobre los movimientos bancarios de la infanta, que podría ser imputada por un delito fiscal y otro de blanqueo de capitales. Al menos una de las acusaciones, el sindicato Manos Limpias, ya ha anunciado que solicitará que se tome declaración a la infanta Cristina. Frente a esta postura, la de la Fiscalía, que ha advertido en varias ocasiones de que se opondrá a la imputación.

Un informe inicial de Hacienda rechazó las facturas que ahora salvan a la infanta
Este lunes, se han conocido los detalles de un informe, desvelado por El Mundo, del jefe del servicio jurídico de la Agencia Tributaria (AEAT), Juan Manuel Herrero de Egaña, en el que rechazaba tres facturas pagadas supuestamente por Aizoon a la empresa del exsocio de Urdangarin, Diego Torres, Intuit Strategy Innovation Lab SL,para deducirse en concepto de gastos y que la dirección de Hacienda ha dado por válidas. Según las conclusiones de Herrero de Egaña, "el análisis de los gastos de Aizoon SL no se compadece con las actividades que decía

Habría defraudado 120.757 euros
Hacienda calculó la cuota defraudada por Aizoon incluyendo como deducibles las facturas fraudulentas emitidas por la empresa de Diego Torrees, por valor de 69.990 euros. Con esta maniobra, la cuota defraudada por Aizoon asciende en 2007 a 99.787,19 euros, un importe inferior al límite establecido por Hacienda para ser considerado delito fiscal: 120.000 euros. De no haberse admitido las citadas facturas, la cuota defraudas había ascendido a 120.757 euros.

Los técnicos de Hacienda acusan a Montoro de engañar al juez
El sindicato mayoritario de técnicos de Hacienda, Gestha,  acusó al ministro Montoro de engañar al juez sobre los datos que implicarían a la infanta Cristina en las irregularidades de la empresa Aizoon. Su presidente, Carlos Cruzado, ha dicho que Hacienda “ha desobedecido al juez” al avalar facturas falsas y no deducibles por valor de 69.900 euros para salvar a la Infanta Cristina del delito fiscal y ha recordado que el juez Castro pidió en un auto, fechado en septiembre pasado, que se calculase el fraude fiscal de la sociedad Aizoon, propiedad de los duques de Palma, “descontando todos los gastos irregulares”.