Ya se conoce la responsabilidad que tendrá en el Cabildo de Gran Canaria el consejero Juan Manuel Brito, suspendido de militancia por Podemos tras una denuncia de abuso sexual a una menor. El nuevo presidente,  Antonio Morales (NC), ha afirmado  que será nombrado vicepresidente segundo de la corporación, como estaba previsto.

Morales defiende la presunción de inocencia de Brito
Tras constituirse la nueva corporación que gobernará el Cabildo con nueve consejeros de NC, seis del PSOE, tres de Podemos y Brito, Antonio Morales ha declinado atender la petición formulada por la nueva portavoz del PP en el Cabildo, Mercedes Roldos, para que mantenga en suspenso la delegación de competencias al consejero suspendido de militancia hasta que aclare su situación. En declaraciones a los periodistas, el presidente del Cabildo ha insistido en el derecho a la presunción de inocencia de Brito, así como que sobre este solo existe una denuncia, y ha señalado que el PP "no tiene que decir" lo que debe hacer el grupo de gobierno.

El presidente del Cabildo ha pedido a Roldós que trate este caso como el del senador del PP Borja Benítez de Lugo, quien "nunca dejó su cargo a pesar de ser acusado gravemente de violencia de género", una causa que fue archivada por el Tribunal Supremo.

El PSOE apoya la decisión de Morales
El portavoz del PSOE, Ángel Victor Torres, que será designado vicepresidente primero de la corporación, ha apoyado la decisión de Morales de mantener a Brito en el gobierno y delegar en él competencias, porque se trata de una denuncia y no existe ninguna decisión judicial que le afecte.
"Hay que esperar a que la Justicia actúe", ha añadido Torres, quien ha manifestado que ante una denuncia "hay que esperar a los procedimientos reglados" y, "si el juez cita al denunciado en una situación determinada, entonces el presidente tendrá que tomar las decisiones oportunas".

Brito defiende su "inocencia absoluta"
La dirección de Podemos acordó suspender de militancia al cabeza de lista al Cabildo de Gran Canaria, Juan Manuel Brito, tras conocer que había sido denunciado por un delito de abusos a una menor, hija de su expareja, que presuntamente ocurrió hace 15 años. Brito defendió ayer "inocencia absoluta" frente a esta denuncia y la atribuye a una venganza personal con "trasfondo político", por lo que ha tomado posesión de su cargo como consejero del Cabildo y ha prometido luchar por una isla "justa y solidaria", "sin corrupción y radicalmente democrática".