La Ley de Montes que ha aprobado el Gobierno en julio, que permite, entre otros cambios, la recalificación de terrenos forestales que han sufrido incendios, ha provocado rechazo, como ya adelantó ELPLURAL.COM, a partir de la amplia polémica en las redes sociales. Este periódico ha preguntado a especialistas de organizaciones ecologistas, entre las que el debate está también patente. Ecologistas en Acción considera que “no existía una necesidad real para la nueva ley”, y que le despierta “suspicacia” la “posibilidad de permitir el cambio de uso del suelo tras un incendio justificándolo con el interés general”.

Se ha usado el mismo argumento para levantar macrourbanizaciones
La ley anterior no permitía construir en terreno incendiado durante  un periodo de 30 años; la nueva, en el artículo 50, sí lo permite cuando la administración pública justifica razones de interés público.
“Hemos visto cómo algunas administraciones autonómicas han usado estas razones para construir estaciones de esquí o macrourbanizaciones. La nueva ley supone un riesgo para que estas situaciones se puedan producir”, explican fuentes de Ecologistas en Acción consultadas por ELPLURAL.COM.

La justificación de la ministra no convence
La ley anterior –recuerdan las mismas fuentes- ya permitía que se llevara a cabo cualquier plan previsto a pesar de que los terrenos se incendiaran, por lo que la justificación dada por la ministra de Medio Ambiente, Isabel Garcia Tejerina, de que se hace para evitar que alguien pueda, por ejemplo, impedir que se construya una carretera prevista provocando un incendio, no se sustenta.

"Nos produce suspicacia"
“Nos produce suspicacia y nos hace estar alertas”, insisten desde Ecologistas en Acción, que reconocen su “temor” de que la nueva ley potencie los incendios provocados, con claros intereses económicos.

Se deja a los montes sin planes de gestión
Por otra parte, Ecologistas en Acción denuncia que la nueva Ley de Montes establece “que no son obligatorios los planes de gestión para los montes, salvo en algunos casos. La anterior ley sí obligaba a una planificación. Hay montes en los que, sin una adecuada gestión, pueden incrementarse los incendios”. La organización recuerda que “la gran mayoría de los incendios son resultado de acciones humanas, por accidentes o intencionados y que sólo una pequeña parte es debida a factores naturales. Los rayos, por ejemplo, representan menos del 5% de los casos”.

Greenpeace no ve relación entre la Ley y los incendios
Desde Greenpeace, la visión es totalmente diferente. La organización ecologista no cree que la nueva Ley potencie los incendios. “No hay ninguna relación”, subrayan las fuentes consultadas. “El año pasado no estaba la ley y los incendios fueron malísismos y lo mismo en años anteriores. El foco “no debe estar en el Estado o las administraciones”, sino en “la negligencia de algunos ciudadanos o la intencionalidad de otros”.