El Partido Popular exige dimisiones en Ahora Madrid por chistes insultantes antisemitas, y lo ha conseguido en el caso de Guillermo Zapata. Debería aplicarse la máxima en casos que afectan a su propio partido, pero hace justo lo contrario,defiende  a los protagonistas de tales fechorías. ELPLURAL.COM ha contado en múltiples informaciones los flirteos de populares con la extrema derecha y el franquismo. Uno de ellos es el caso del concejal de Atienza y responsable de Turismo en la Diputación de Guadalajara los últimos cuatro años, Jesús Parra, que, como contamos en septiembre de 2013, posó en una foto haciendo el saludo nazi, y que, sin embargo, ha sido respaldado ante las críticas por la dirección regional del PP.

Con el apoyo de la presidenta del PP en Guadalajara
Según recuerda el blog Rosa y Espinas, publicado en el diario Público, Jesús Parra ha recibido todo el apoyo de la presidenta del PP y de la Diputación de Guadalajara, Ana Guarinos, quien ha dicho que el diputado Parra “no tiene, como tampoco tenemos el resto de diputados del Partido Popular, ningún tipo de complejos a la hora de defender la bandera de España”. Claro que Guarinos se fue por los cerros de Úbeda y confundió la bandera española con el saludo nazi.



El prólogo de Fraga en el libro que negaba el Holocausto
El chiste judío le costó a Guillermo Zapata el puesto como concejal de Cultura, pero al concejal del PP Jesús Parra el saludo nazi, pura apología del exterminio de judíos, le trajo un ascenso. Nadie habla de Parra, ni en Twitter, ni en el PP, ni siquiera en Ahora Madrid. Tampoco nadie recuerda, según recoge el citado blog, que Manuel Fraga, presidente de honor del PP hasta su muerte prologó el libro “La mentira histórica desvelada, de un autor gallego, Juan Luis Beceiro, que negaba el Holocausto, al afirmar, literalmente, que “no se ha encontrado documento alguno que pruebe que los alemanes tuvieron la intención de realizar tal genocidio ni que se haya ejecutado plan alguno referente a ese exterminio. Además, en los archivos alemanes, tan propensos a no omitir detalle alguno, no parece haberse encontrado ninguna orden de exterminar a los judíos, porque, si así fuera, ya se hubiesen preocupado de hacerla conocer al mundo entero”.