La evidencia más clara de que la crisis en el PP es abismal es que la propia derecha mediática no deja de hablar de ello, por más que le pese al apagafuegos Marhuenda. Los titulares hablan de “quiebra”, “fractura”, “rompimiento”, “desconcierto”, en definitiva, “fracaso de Rajoy como líder, y pueden leerse, significativamente, en ABC, El Mundo, Libertad Digital, entre otros. La cosa pinta fe para los populares.

El PP, tocado
El digital de Federico Jiménez Losantos asesta un buen golpe a quien fuera en otros tiempos su compañero de viaje: “Aznar planta a Rajoy en la cita más importante del PP”. Se sabe ya que el expresidente no irá a la convención popular en Valladolid por su cabreo mayúsculo con su sucesor. La Razón sale al paso, asegurando que lo que se lo impide son sus compromisos internacionales. “Ortega Lara pesa en su decisión”, le refuta Losantos, que avisa de que en el PP hay algunos los hay que trinan: “El PP llega a su gran cita anual tocado. Aznar no asiste, Mayor renuncia y el enfado de una parte de las bases continúa. Aguirre tomará la palabra”.

Históricos del PP ven en la fractura el fracaso de Rajoy
Asegura Libertad Digital que “históricos del PP ven en la fractura el ‘gran fracaso’ de Rajoy como líder”. Añade que “no pocos históricos de la formación “ven ‘finiquitado’ el logro de José María Aznar de unir en unas mismas siglas a todo el centro-derecha español y se muestran alarmados”. Los hay dentro del PP que reconocen a tienen “un problema grave" y el entorno del expresidente Aznar filtra que “claro que está preocupado…y enfadado”.

Rajoy y su prensa adicta se niegan a hilar y juntar
Libertad Digital reprocha a Rajoy y “su prensa adicta”, entre la que ya no se incluye desde hace tiempo por negarse a hilar y juntar lo que está pasando en su irreconocible partido. A lo mejor lo hacen en las próximas elecciones europeas, ante un más que merecido revés electoral”, advierte el diario de Losantos.

Rajoy se ha dedicado a dormir el PP
El Mundo le dedica a la crisis popular su editorial principal, en el que asegura que Rajoy “ha querido dormir a la organización, sobre todo desde su llegada a La Moncloa, convirtiendo el partido en algo puramente instrumental, destinado a acatar sin rechistar las políticas del Gobierno”.



“La falta de pulso del PP, la ausencia de debate interno y la carencia de mecanismos de control ya se evidenciaron en el caso Bárcenas y posteriormente en la Ley del Aborto. Más allá de las muchas expectativas que ha defraudado, Rajoy afronta ahora un serio desafío para evitar pasar a la Historia como el hombre que fracturó el centro-derecha”, apunta el periódico de Pedro J., que ya avisó de que se la tiene jurada a Rajoy.

De Guindos y Rajoy, de los nervios, según Raúl del Pozo
En su columna en la contraportada de El Mundo, Raúl del Pozo asegura que el jefe de la Economía, Luis de Guindos, "está nervioso". ¡Qué extraño! Ayer anunció que la economía española crecerá por encima de lo previsto. En fin... "Mariano Rajoy también está nervioso y sólo se serena con el perro de caza que regaló a sus hijos. El PP se deshace...", añade el periodista.

El PP se rompe y Rajoy da a paletadas los votos a Vox
La crisis es también noticia para ABC, lo que ya preocupa más, vista la batalla diaria del diario monárquico por arrebatar a La Razón la abogacía del Gobierno. Allí, David Gistau dice que “el PP se rompe por dentro mientras” más “manda”, y Antonio Burgos escribe que “lo de Vidal”, vale, “es explicable, porque “no era ya del PP”, sino “de Intereconomía”. Pero, ¿qué pasa con Mayor, Abascal, Consuelo Ordóñez, Ortega Lara? “Rajoy está dando a paletadas los votos a Vox, a Ciutadans UPyD”, se lamenta el columnista.

En el PP hacen filas para repartir bofetadas
A su lado, Ignacio Camacho sentencia que el PP “está bloqueado por el desconcierto”, a punto “de interiorizar la sensación de que su mayoría social se ha disipado”.

Camacho recuerda que “en la puerta del PP se está formando una cola de descontentos impacientes por repartir bofetadas y no pasa un día sin que se apunte a ella algún crítico nuevo”, y, mientras, “los de Rajoy están atacados de los nervios y ya ni siquiera saben si es cierto que ha dejado de fumar puros”.