El PP denunció la semana pasada al Ayuntamiento de Badalona (Barcelona) por desobediencia por abrir sus puertas el pasado 12 de octubre a pesar de una orden judicial en el sentido contrario. La Delegación de Gobierno había iniciado las acciones para obligar al Consistorio a no abrir y la Fiscalía de Barcelona también tomó cartas en el asunto tras el acto de desobediencia. El juez había advertido al Ayuntamiento de que no tenía competencia para cambiar las fiestas estatales y argumentó que el criterio de la libertad ideológica esgrimido por el gobierno municipal no era válido al colocar a los trabajadores municipales en la tesitura de tener que "significarse" políticamente.

El particular criterio en Ávila para ‘regalar’ horas de trabajo

Este tipo de líos que diría Mariano Rajoy se montan en la díscola Cataluña. En las instituciones que controla el PP en lugares como Ávila se puede elegir en días señalados entre trabajar o no parcialmente por motivos religiosos. Es la propia Diputación la que promueve y justifica el escaqueo laboral. Y por supuesto, no pasa nada ni hay fiscales ni jueces que alerten de que los trabajadores que decidan mantenerse en sus puestos en lugar de venerar a la Virgen vayan a quedar señalados. El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, alertaba el pasado viernes 14 de octubre, en relación al caso de Badalona, de que los Ayuntamientos "no pueden saltarse la ley" y que en este caso no estaban respetando “ni la discrepancia, ni la diferencia, ni la libertad". En ese mismo día en Ávila, provincia por la que es diputado, estaban dando bula para escaquearse del trabajo para ir a una misa y a pesar de que al día siguiente viajó a la capital abulense para participar en los actos religiosos, no consta que interpusiera ninguna denuncia para defender a los trabajadores de la Diputación que temieran verse señalados por no ser lo suficientemente piadosos.

El PP apela a la tradición y a la libertad de ir o no a la misa
El grupo de Trato Ciudadano en la Diputación Provincial de Ávila instó infructuosamente la semana pasada al equipo de gobierno a no celebrar o cambiar de fecha la Santa Misa en honor a Santa Teresa de Jesús que organizó el equipo de gobierno el 14 de octubre a las 11 horas. Una circular de la propia Diputación invitaba a los trabajadores a asistir y desde Trato Ciudadano alertaron de que la misa afectaría a los servicios que la institución tiene obligación de dar a los ciudadanos de la provincia al tratarse de un día laborable. La formación advertía de que una Administración pública no debe estar “para organizar eventos religiosos, competencia, que por otra parte, le son impropias" y que no debe “promover agravios comparativos por motivos religiosos entre sus trabajadores” sino mantener “una posición neutral que respete la multiculturalidad y pluriconfesionalidad de la sociedad actual”.

Rubén Arroyo, diputado de Trato Ciudadano, explica a ELPLURAL.COM que otros años se pactaba para ese día una reducción de jornada pero que en la actualidad se trata de una jornada laboral completamente normal, por lo que ve en la decisión de dejar a los trabajadores de la Diputación ausentarse varias horas de su puesto hay una “mal uso de los resursos públicos”. Va a solicitar un informe al jefe de personal sobre la incidencia que tuvo el ‘permiso’ concedido por el equipo de Gobierno del PP aunque explica que ya le han llegado quejas de abulenses que ese día contactaron con la Diputación y a los que se les reconoció abiertamente que no se les podía ayudar porque no estaban allí las personas responsables. Considera obvio que ante una invitación a ausentarse como la recibida por el personal algunos faltaron para ir a misa y otros para realizar cualquier otra actividad. El presidente de la Diputación Provincial de Ávila, el popular Jesús Manuel Sánchez Cabrera, se limitó a decir que no habría merma de los servicios y que no se obligaba a nadie a asistir a la misa, defendiendo el acto religioso por “tradición” y sentido católico y atacando en el terreno personal a Arroyo, quien le ha respondido desde su blog.

La vertiente económica del ‘integrismo’ católico
La Diputación de Ávila mantiene una estrecha relación con la jerarquía católica de la provincia, vínculos que se traducen de diversas formas. Incluso el Gobierno central, a través del ministro Jorge Fernández Díaz, mantiene una excelente relación con el obispado abulense. ELPLURAL.COM publicó recientemente que la privada Universidad Católica Santa Teresa de Jesús de Ávila (UCAV), dependiente del obispado, iba a encargarse de la formación académica de los nuevos policías nacionales desbancando de esa tarea a la pública Universidad de Salamanca.