Política
Alejandro Fernández, diputado del PP de Cataluña
Alejandro Fernández, diputado del PP de Cataluña

El hombre que plagió a Lady Gaga podría liderar el PP de Cataluña

Alejandro Fernández desplaza en las quinielas a la ministra Dolors Monteserrat, la favorita de Cospedal

95
Mar, 2 Ene 2018

Todas las quinielas apuntaban a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, para ponerse al frente del Partido Popular de Cataluña tras el fiasco electoral que supuso la candidatura de Xavier García Albiol. Sin embargo, parece tomar fuerza que el sustituto podrá ser Alejandro Fernández, el hombre que plagió a Lady Gaga cuando aspiraba a ser alcalde de Tarragona.

Montserrat era la opción favorita de la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Sobre todo, para el caso en que las elecciones tuvieran que repetirse. Sin embargo, ahora se opta por alguien que pueda estar encima del partido.

Así lo cuenta El Confidencial Digital, que citando a dirigentes de Génova apuntan a Alejandro Fernández, el diputado por Tarragona que ha salvado su escaño gracias al voto desde el extranjero que dio un diputado más al PP sobre la campana.

Fernández fue portavoz en el Parlament en la última legislatura y el encargado de confrontar verbalmente las leyes de desconexión, en una intervención que desde el PP califican como “muy aplaudida”. Y subrayan el hecho de que, como líder del PP catalán, tendría escaño en el Parlament, no como Dolors Montserrat.

En 2011, en las elecciones municipales, Alejandro Fernández fue candidato a alcalde de Tarragona por el Partido Popular y se presentó a la campaña con una versión de la canción Alejandro de Lady Gaga. Aunque con una letra versionada que decía: "Toca PP, confía en Alejandro. Un nuevo alcalde que se preocupa por ti. Si tienes alguna duda de quién mola en Tarragona, Alejandro se mueve, Alejandro se moja".

La canción provocó enseguida la reacción de Sony Music y la discográfica pidió por burofax al PP de Tarragona que retirase la canción e inició una demanda. Incluso pidió a los populares que acreditasen ante notario que habían eliminado la obra y solicitó un listado de medios en los que se había difundido la versión para así poder calcular “el importe de la indemnización a abonar al objeto de reparar el perjuicio económico y moral causado".