Revuelto de espinacas y gambas.

¿Con qué?

Dos paquetes de hojas de espinacas, cuarto de gambas peladas congeladas, tres huevos, una cebolleta, dos diente de ajo, una guindilla, sal y aceite de oliva.

¿Cómo?

Abrimos y aireamos los dos paquetes de espinacas y en una sartén grande o de dos veces, ponemos dos cucharadas de aceite y cuando esté caliente echamos las espinacas que vamos moviendo con cuchara de madera hasta que estén mojadas con su propio jugo y el aceite; las escurrimos, cortamos, salamos y reservamos. Pochamos la cebolleta, cortada en tiras, en el aceite sobrante y reservamos con las espinacas. Limpiamos la sartén y ponemos dos cucharadas de aceite nuevo, fileteamos los dientes de ajo, echamos la guindilla y cuando estén los ajos dorados añadimos las gambas descongeladas y secas, revolvemos y ponemos encima las espinacas, estrellamos los tres huevos y removemos hasta que cuajen un poco. Servimos el revuelto a cada comensal.

Estofado de pecho de ternera con puré de patatas.

¿Con qué?

Un kilo de pecho de ternera, una cebolla, un tomate grande maduro, un baso de vino tinto de calidad, seis patatas medianas, un vaso de leche, mantequilla, aceite de oliva, pimienta y sal.

¿Cómo?
Pedimos al carnicero que nos corte el pecho de ternera en trozos pequeños, como de dos centímetros cuadrados y el día anterior lo dejamos en el vino en la nevera y tapado. En una cazuela echamos dos cucharadas de aceite y pochamos la cebolla cortada en dados, añadimos la carne escurrida y dejamos que se dore, pelamos el tomate y lo partimos en rodajas sin pepitas y lo echamos al guiso, salpimentamos y después de diez minutos vertemos el vino donde se maceró la carne, vertemos agua si no se cubre el guiso y dejamos cocer durante cuarenta minutos a fuego lento.
Entretanto preparamos el puré de patatas al modo que hemos indicado otras veces o usando un sobre de puré preparado siguiendo las instrucciones del.
Servimos el estofado y situamos el puré en la mesa para que cada uno se sirva.

Sandía en trozos con higos.