Coliflor con bechamel.

¿Con qué?

Una coliflor de tamaño adecuado al número de comensales, sal, aceite de oliva, dos patatas, jamón, si se quiere, dos cucharadas de harina de trigo, margarina vegetal, leche, queso rallado y nuez moscada.

¿Cómo?

Se cuece la coliflor y las patatas partidas y peladas con abundante agua, sal al gusto y unas gotas de aceite de oliva. Se puede cocer entera y partirla después para colocarla en una fuente de horno. Debe quedar bien cocida pero no deshecha, pinchándola con un tenedor se sabrá. Para hacer la bechamel, en una sartén se derriten dos cucharadas de margarina y un poco de aceite, cuando está caliente se disuelve dos cucharadas soperas de harina de trigo, sin que se hagan grumos. Se separa la sartén del fuego y se echa la leche poco a poco, se pone a cocer añadiendo un poco de nuez moscada, y se remueve con una cuchara de palo de forma que vaya tomando cuerpo. Se deja cocer a fuego lento unos quince minutos sin parar de remover y se vierte sobre la fuente con la coliflor. Se puede espolvorear un poco de queso rallado y unas tiras de jamón cocido u otro embutido que se tenga a mano, y se mete al horno a 180º C durante unos diez minutos. Se sirve coliflor con bechamel y queso.

Pollo asado al vino de Montilla.

¿Con qué?

Un pollo entero, de tamaño acorde al número de comensales, una copa de vino de Montilla (Palo cortado), dos manzanas golden, sal gorda.

¿Cómo?

El día anterior se rocía el pollo con media copa del vino en la fuente donde se va a asar, en el resto del vino se meten las manzanas cortadas en cuartos sin el corazón. Por la mañana se da vueltas al pollo para que el poco vino que tiene le llegue a todo y se sala. Se sitúan las manzanas en el interior del ave y se rocía el resto del vino sobre el pollo. Se pone en el horno a 200º C la primera media hora, se le da vuelta a los quince minutos y después se baja la temperatura a 170º. Si está seco se le echa un poco más de vino, media copa, y agua caliente. El tiempo de asado será de una hora por cada kilo de peso. Se sirve con salsa y un trozo de manzana.

Tarta de almendra, con un yogur natural, harina de almendras, harina de trigo, azúcar, tres huevos, unas ralladuras de cáscara de limón, aceite de oliva y levadura en polvo: En un recipiente se vierte el contenido del yogur (el bote del yogur se puede usar de medida) una medida de harina de trigo y dos de harina de almendra, dos medidas de azúcar, una de aceite de oliva, tres huevos y un sobre de levadura, se ralla un poco de cáscara de limón y se bate a mano o con batidora. La masa se deja reposar media hora en el recipiente, tapada con un paño. Se pone el horno a 180º C. En un recipiente adecuado se extiende margarina y se vuelca en él la masa y se mete en el horno; se espera durante veinte minutos y se apaga el horno, dejando la tarta dentro otros cinco. No hay que preocuparse porque baje de volumen, es normal al enfriarse.
Puede servirse adornada con nata montada y fruta escarchada o con alguna mermelada.